A un año de la mayor quiebra de Wall Street, el mercado ya casi se sacudió el rojo

Desde que se hundió a mínimos de 12 años en marzo, el S&P500 ya subió más del 50%. Está en torno a los 1.000 puntos, cada vez más cerca de los 1.200 previos al colapso. Pero en 1929, llevó 25 años volver a cero. En la crisis del petróleo de 1973, hubo que esperar hasta 1983. El repunte tiene sus trampas.

Por
07deSeptiembrede2009a las07:25

La quiebra de Lehman no estaba en los cálculos de nadie. Pero ese lunes traumático ocurrió lo impensado. Después del salvataje de Bear Stearns pocos meses antes, el Gobierno le soltó la mano a Lehman. Y el estruendo de la caída sacudió al mercado como pocos eventos lo habían hecho hasta entonces. Muchos dijeron que Wall Street había muerto. Pero casi un año después, la bolsa da pelea de una forma que nadie anticipaba. El S&P500, que llegó a hundirse hasta los 676 puntos el 9 de marzo, un mínimo de 12 años, hoy se ubica en 1.016 unidades. El vigor del rally, de más del 50%, dejó al índice muy cerca de los niveles pre-Lehman, de 1.200 puntos. Y aunque cierta corrección parece casi inevitable a esta altura, los más entusiastas dicen que para fin de año el rojo que dejó el colapso de Lehman ya casi no podrá rastrearse.

La peor rueda en 7 años

El lunes 15 de septiembre de 2008, la bolsa de Wall Street tuvo su rueda más negra en siete años. El Dow Jones se derrumbó 4,42%, su peor performance desde el otro gran shock que había sido el de los atentados a las Torres Gemelas.

La aseguradora AIG, que días después debería ser rescatada, se desplomaba 61%. La región sintió el temblor: el Bovespa se hundió 7,6% y la bolsa local perdió más de 5%. no era para menos. En un sólo día, las acciones de Estados Unidos habían borrado u$s 600.000 millones en valor de mercado. El rojo de los papeles financieros que forman parte del S&P500 fue el más pronunciado desde 1989.

Los bancos centrales reaccionaron casi de inmediato y con una medida sin precedentes, al inyectar en forma coordinada unos u$s 330.000 millones en dos ruedas, algo así como un 30% más que todo el PIB argentino. Las autoridades monetarias de Estados Unidos, la Unión Europea, Japón, el Reino Unido y Australia se unieron para proveer de liquidez a un sistema que no dejaba de preguntarse quién sería el próximo.

A casi un año de aquellos días, la bolsa se recuperó de tal forma que ya está en niveles similares a los que presentaba pocos días después del colapso del banco de inversión.

El S&P cerró la semana pasada con un retroceso de 1,2%, su peor performance en casi dos meses, en medio de la especulación de que el boom de las acciones quizás haya ido demasiado lejos.

Según un informe de Finsoport, la historia muestra que la crisis de octubre de 1929 superó en magnitud a la actual por varias cabezas. En los ocho años previos al crash, el mercado de valores aumentó su tamaño en cinco veces, para luego sufrir una contracción que lo redujo en 9 veces. En la crisis subprime, la inflación del valor de los activos fue de 1,7 veces en los cuatro años anteriores y una vez que estalló la burbuja, el mercado se redujo a la mitad. De acuerdo a la consultora, la crisis actual es más comparable con la del petróleo en los años setenta. Un dato escalofriante. Tras la Gran Depresión, el mercado necesitó 25 años para regresar a los niveles previos a la hecatombe. En la crisis de 1973, el rojo quedó atrás recién en 1983. La moraleja es clara. La recuperación nunca suele ser tan dócil y amigable como parece cuando se la transita.

Temas en esta nota

    Cargando...