La baja en la intención de maíz es cercana al 50%

Informe del GEA de la Bolsa de Rosario.

Por
07deSeptiembrede2009a las07:46

En la zona núcleo, la caída en la intención de siembra alcanza valores históricos. Según los departamentos, las bajas se ubicarían entre el 30 y el 70% con respecto al promedio de los últimos 5 años. Si bien el factor climático podría modificar estos valores según su evolución, la tendencia es firme.

La ventana de siembra para los cultivos de maíz se ubica, en la región núcleo, durante septiembre y las primeras semanas de octubre. Hasta el momento, en muchas de las principales zonas maiceras del país, predominan las reservas de humedad que van de regulares a sequía, como en el caso de Córdoba, centro de Santa Fe y el oeste bonaerense, por lo que serían necesarios importantes aportes hídricos para revertir la situación*.

Más allá de estos factores climáticos, para comprender la baja intención de siembra, deben tenerse en cuenta los aspectos económicos. Por la falta de precios, muchos productores que quedaron con maíz de la campaña anterior, no lo pueden comercializar, y esto desincentiva una nueva siembra del cereal. Además, la falta de liquidez por parte de los productores -luego de los magros rendimientos de la última campaña-, y la escasa financiación por parte de los proveedores, dificultan o “impiden” la siembra de un cultivo mucho más costoso que la soja. Finalmente, la caída será especialmente importante en el caso de los campos alquilados -que aportan una importantísima superficie con respecto al total implantado- ya que, aunque el margen por hectárea no sería tan malo -gracias a la baja de algunos insumos-, el retorno por peso invertido es mucho menor que en el caso de la soja, y se le da menos prioridad que en campos propios a la rotación de cultivos para mantener la productividad de los suelos a largo plazo.

Con respecto al trigo, afortunadamente se produjeron nuevos aportes hídricos, lo que da tranquilidad para iniciar la encañazón con humedad adecuada, sobre todo hacia el este de la región. En la porción oeste, donde más se hace sentir la falta de agua, al momento de realizarse este informe no ocurrieron lluvias de importancia, por lo que son necesarias lluvias en el corto plazo para mantener valores normales de rindes.

Es oportuno mencionar que, aunque se ubican fuera de nuestra área de seguimiento, las provincias de La Pampa, San Luis, Santiago del Estero y Chaco también sufren condiciones de sequía de intensa a moderada.

Temas en esta nota