Alivio para el campo por las lluvias

Hubo buenas precipitaciones en la zona agrícola núcleo, que impulsarían la siembra de maíz; desconfianza por la intervención oficial.

08deSeptiembrede2009a las07:27

Un alivio sobre parte de la pampa húmeda, en especial en el norte bonaerense, el extremo sur de Santa Fe y el sudeste cordobés, se ha producido desde el sábado pasado, con lluvias que llegaron a superar marcas de más de 40 milímetros.

Después de una situación crítica por la falta de precipitaciones, el tiempo parece jugar del lado del campo y, con agua en el suelo, se podrá pensar en avanzar con la siembra de maíz, uno de los cultivos cuyo mercado hoy se encuentra intervenido por el Gobierno.

Precisamente, pese a las lluvias, ahora habrá que observar con qué entusiasmo los productores igual están dispuestos a encarar la implantación.

En algunos planteos técnicos, el cereal incluso llega a sacarle ventaja a la soja en términos de márgenes brutos, pero los productores tienen incertidumbre por el Gobierno.

Hasta la semana pasada, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires venía pronosticando una siembra de 2 millones de hectáreas para grano comercial, 460.000 hectáreas menos que en el ciclo anterior, o lo que equivale a una baja del 19 por ciento. Estimaciones privadas de empresas semilleras llegan a ubicar la retracción en un nivel más alto, hasta un 25 por ciento a nivel país. La Bolsa de Comercio de Rosario estimó recientemente una caída cercana al 50 por ciento para la siembra en la zona núcleo.

Al margen de las lluvias sobre la región núcleo, la situación sigue siendo complicada en el oeste, extremo sur y norte de Córdoba. Hay regiones que necesitan 80 milímetros para empezar a recuperar su condición.

Córdoba tiene un fuerte peso sobre la producción maicera; el año pasado fue responsable del 35% de la cosecha. Ayer, en esa provincia, hubo un milimetraje dispar, que benefició sobre todo a departamentos del Sudeste, como Unión y Marcos Juárez. Hubo 52 milímetros en Monte Buey, 38 en Ordóñez y 37 en Marcos Juárez. Con todo, hubo diversidad de milímetros en el interior de la misma zona.

Otra región en problemas es el extremo sur bonaerense. Por otra parte, si bien las lluvias tocaron el sudeste de Santa Fe, en el norte provincial, afectado por la sequía, hacen falta más precipitaciones. En torno de San Justo, San Cristóbal, Vera y 9 de Julio, las precipitaciones no superaron los 15 milímetros.

"En la zona núcleo, esta lluvia es muy favorable. Habiendo humedad, tenemos un piso para sembrar, pero es fundamental contar con medidas como la normalización de los mercados y la baja o eliminación de las retenciones [hoy en el 20 por ciento] lo antes posible para incentivar la siembra", señaló Santiago del Solar, vicepresidente segundo de la Asociación Maíz y Sorgo Argentino (Maizar). Del Solar reportó 45 milímetros en Salto y 35 milímetros en Rojas, en plena zona núcleo del norte bonaerense.

Aunque hay poco trigo sembrado a nivel país, ya que la superficie de 2,8 millones de hectáreas significa 1,8 millones de hectáreas menos que el año pasado, estas precipitaciones también beneficiarán al cultivo, que en el caso de Córdoba venía muy complicado. Las precipitaciones también ayudarán a la producción ganadera.

"Entre 20 y 30 milímetros, en promedio, se han acumulado en la región con zonas privilegiadas como el nordeste de Buenos Aires y sudeste de Córdoba, con máximos de 40 y hasta 50 milímetros", dice un informe difundido ayer por Guía Estratégica para el Agro (GEA), de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Zonas beneficiadas
Todas las fuentes consultadas coincidieron en que la región más favorecida por las lluvias fue el centro-norte bonaerense. "En la región núcleo llegó a tocar los 50 milímetros. Esto ha sido como una bendición", dijo Stella Carballo, del Instituto de Clima y Agua del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (IN

Temas en esta nota

    Cargando...