Gripe A: más de un millón de infectados y 512 muertos

Más de un millón de argentinos tuvieron la Gripe A (H1N1) y 512 murieron, según informó ayer el Ministerio de Salud de la Nación.

Por
08deSeptiembrede2009a las07:41

 "La epidemia ya se terminó, pero aún persiste el nivel de alerta, ya que siguen diagnosticándose casos de gripe pandémica en los consultorios", dijo a Clarín Juan Manzur, el titular de la cartera de salud. "Como en el 92 por ciento de las muestras se identificó al virus pandémico, inferimos que más de un millón de argentinos tuvieron Gripe A", agregó. Este funcionario ya había reconocido en julio que había más de 100.000 infectados, cuando su antecesora en el cargo, Graciela Ocaña, no los había admitido. Los análisis se hicieron en 18 laboratorios públicos, que confirmaron 8.384 casos.

El virus pandémico empezó a circular en el país a partir del 17 de mayo pasado, casi un mes después de que se identificara en México, Canadá y los Estados Unidos. Primero afectó a escolares en Capital Federal, luego se fue extendiendo hacia el Conurbano, y se dispersó por el resto del país entre el 21 y 25 de junio. Hubo miedo generalizado, compras incesantes de geles de alcohol y barbijos, y cierres de escuelas y espectáculos. Así, la epidemia descompaginó el ritmo de los argentinos. Se desbordaron los hospitales en junio y julio.

Desde la emergencia del virus ya se produjeron 512 muertes en 20 provincias. El último fallecimiento registrado sucedió el 20 de agosto. ¿Podrían haberse evitado tantas muertes? "El número de muertes estuvo dentro de lo esperado. Porque generalmente se producen más de mil muertes anuales en el país por gripe", contestó Alfredo Seijo, infectólogo y a cargo del servicio de Zoonosis del Hospital Muñiz. En 2007, se produjeron 18.000 muertes por gripe, bronquiolitis y otras infecciones.

Si las muertes estuvieron dentro de los "números normales", ¿el miedo y las advertencias fueron exagerados? "No", respondió Pablo Bonvehí, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología. "Fue una epidemia inusual por la cantidad de gente que fue infectada en tan pocas semanas".

Este especialista también opinó que las medidas como el adelantamiento de las vacaciones de invierno para los escolares y la distribución del antiviral para todos a partir de julio "pueden haber contribuido a que no haya tantos casos graves y más muertes".

"Consideramos que adoptamos buenas decisiones. Se protegió a las embarazadas y a otros grupos de riesgo, se adelantaron las vacaciones escolares, y se dio la medicación. Todo ayudó a combatir la epidemia. La participación del Estado fue clave. También la gente tomó conciencia de la gravedad", dijo Manzur.

Por: Valeria Román.

Temas en esta nota

    Cargando...