Una cumbre científica en Rosario para pedir por la conservación del suelo

“El mensaje que queremos transmitir es la imperiosa necesidad de conservar nuestro suelo, que es el pilar de la agroindustria“, dice Gerardo Rubio, presidente de la Asociación Argentina de Ciencia del Suelo.

Por
10deSeptiembrede2009a las07:17

Esta entidad realizará del 31 de mayo al 4 de junio de 2010 en la Bolsa de Comercio de Rosario el XXII Congreso Argentino de la Ciencia del Suelo.

Se trata de un prestigioso encuentro científico bianual que se viene realizando de forma ininterrumpida desde hace 50 años y que busca reforzar los conocimientos referidos al tratamiento del suelo. Para este encuentro, que ya tiene 1.000 inscriptos, vendrán disertantes nacionales e internacionales que presentarán sus trabajos y disertaciones en conferencias plenarias, temáticas, y mesas redondas.

Ayer, en el salón Mercurio de la Bolsa, se presentó el congreso en una reunión presidida por el ministro de la Producción de Santa Fe, Juan José Bertero, el secretario de Gobierno de Rosario, Ángel Ghirardi, el vicepresidente de la Bolsa, Víctor Cabanellas, Rubio y Sebastián Gambaudo, presidente del comité organizador.

Es importante aumentar los cuidados del suelo porque de él dependen las fuentes de provisión de alimentos básicos para toda la humanidad ya que en su seno se obtienen las materias primas para alimentos y energías alternativas que son la base fundamental para el crecimiento agroindustrial argentino.

Durante su presentación, Rubio dijo que “el suelo no es renovable, pero sí frágil y sujeto a la depredación”. Y si bien reconoció muchos avances en el cuidado, de la mano de la introducción de la siembra directa, dijo que “estos conceptos de la necesidad de una mejor conservación siguen sin estar difundidos y todavía faltan políticas públicas”.

El especialista también repartió culpas al sector privado “por seguir usando prácticas que degradan el suelo” y tras resaltar el papel de la siembra directa “porque ya no hace falta probar lo beneficiosa que es para el suelo”, aclaró que “con eso sólo no alcanza ya que soja sobre soja y sobre soja, por más que se haga con directa deteriora el suelo”, y por eso alentó la rotación de cultivos con maíz y trigo.

A su turno, Gambaudo destacó la necesidad de seguir fomentando la investigación científica ya que “el suelo se sigue degradando y los sistemas en uso muchas veces no alcanzan a ser sustentables”.

Temas en esta nota

    Cargando...