Empresarios del agro ven que el panorama sólo puede mejorar

La agropecuaria Los Grobo, la láctea SanCor y la comercializadora de granos Cargill dicen que el país es el de mayor productividad de la región, aunque no hablan de expansión.

Por
11deSeptiembrede2009a las06:51

Desgastados por un año y medio de conflicto entre sus proveedores –los productores– y el Gobierno; habiendo atravesado en la última campaña una de las peores sequías de la historia argentina y surcando los primeros meses de reactivación de la demanda mundial de muchos de los productos que ofrecen al mundo, los empresarios de los agronegocios no pueden más que ser optimistas.

Con la enorme productividad que ofrece la Argentina, comparada con los demás países de la región, todo puede estar mejor. Esta fue la visión que dejaron Fernando Jurado, presidente de la comercializadora de granos Cargill; Alejandro Stengel, CEO de la gigante agropecuaria Los Grobo y Jorge Arnaudo, gerente general de la cooperativa láctea SanCor, al cabo del panel que los reunió en el Segundo Encuentro de los Líderes, organizado ayer por El Cronista, Apertura e IT en La Rural.

Aunque los tres ejecutivos pudieron marcar hechos para celebrar, mantuvieron la cautela y están lejos de la euforia.

Arnaudo destacó el fin de las retenciones a las exportaciones lácteas que el Gobierno anunció este año, mientras que Stengel hizo foco en la apertura del registro de exportaciones de trigo y maíz que se implementó ayer, a través de un acuerdo con el sector exportador. “El anuncio del Gobierno nos parece un paso en la dirección correcta”, indicó. En paralelo, el presidente de Cargill destacó que en la medida en que las lluvias mejoren, mejorará la situación del maíz y de la soja, los cultivos que crecen en verano. Pero por la recuperación climática, habrá más soja en el mundo y por eso el empresario ató el éxito de la campaña a la productividad nacional –en comparación con la mundial– y a la demanda de China e India. El precio actual del grano, que se ubica en torno de los u$s 350 por tonelada en Chicago, “podría tener una oscilación de 20%”, indicó.

Todos los actores coincidieron en la competitividad de la región en términos de productividad, pero fueron cautelosos a la hora de hablar de expansión.

Además de sus inversiones en la Argentina, el grupo Los Grobo explota hectáreas productivas en Brasil, Uruguay y Paraguay. Aún así “no hay país más productivo en la región” que la Argentina, destacó Stengel. Sin embargo, la incertidumbre que imprime al negocio la disputa por las retenciones y el volumen de exportación de alimentos lograron que la empresa no sólo se diversificara geográficamente, sino que también tenga en mente un agresivo plan de inversión de mediano plazo en los demás países.

En el caso de Cargill, Jurado indicó que, antes de pensar en planes de expansión en la Argentina, la firma quiere poner en capacidad máxima las inversiones que hizo desde 2003, unos u$s 500 millones. Hoy, sus plantas de procesamiento de oleaginosas están trabajando al 60%. En el caso de SanCor, Arnaudo destacó que seguirán trabajando en agregar valor a su producto, lo que le da un doble beneficio: estar menos atados a los vaivenes del mercado de commodities y, al mismo tiempo, sortear controles de precios sobre productos básicos en el mercado interno.

Por Julieta Camandone.

Temas en esta nota