La exportadora Dreyfus elige al país para debutar en el negocio de semillas

Se trata de una jugada estratégica para sacar ventaja a gigantes como Cargill, Bunge e incluso, Nidera. Bajo la marca LD, planea vender hasta 1 millón de bolsas al año.

Por
16deSeptiembrede2009a las07:12

La gigante comercializadora de granos y subproductos Louis Dreyfus, una de las cinco más grandes a nivel mundial, incursionará en la Argentina en un negocio que no desarrolla en ninguna otra parte del planeta: la venta de semillas.

La jugada de la empresa de origen francés se inserta en una estrategia que vienen desarrollando las comercializadoras de granos y derivados en los últimos años (otros colosos como Cargill, Bunge o Nidera), que es la venta de insumos agrícolas, es decir, lo que precisan los productores para sembrar, principalmente agroquímicos y fertilizantes.

Esos rubros tienen para las traders no sólo un interés económico en sí mismo, sino sobre todo uno estratégico, puesto que la comercialización de granos es un negocio de poco margen y mucha escala. Así, la venta de insumos les permite tender más vínculos con los productores, y, por tanto, aumentar su capacidad de conseguir granos (lo que se conoce como originación en la jerga), clave en la rentabilidad de la comercialización granaria.

De las traders, la única muy bien posicionada en la venta de semillas es la holandesa Nidera, que es, de hecho, la mayor en los mercados de soja y trigo, y está entre las dos o tres primeras en el de maíz. En tanto, Cargill vende semillas aunque de otras marcas, mientras que, como Bunge, es fuerte en fertilizantes.

A todo trapo

Dreyfus entró al negocio de insumos hace un par de años al comenzar con la importación de fertilizantes y la formulación del herbicida glifosato, el más utilizado en el país, hoy un genérico.

Al rubro semillas ingresará con todo, pues tendrá incluso su marca propia, LD Semillas, que en principio sólo ofrecerá simientes de soja.

Para abastecerse, eligió nada menos que a la mayor semillera nacional y segunda en el mercado de soja, Don Mario. La empresa de Chacabuco, que tiene armada una división de licencias, le venderá variedades exclusivas a Dreyfus. Las cifras del acuerdo no trascendieron, pero no han de ser menores, teniendo en cuenta que, según fuentes del mercado semillero, la provisión alcanza a nada menos que un millón de bolsas de semilla.

A Don Mario, el otorgamiento de licencias sobre variedades genéticas que desarrolla le sirve para aumentar el volumen de ventas, a través de una especie de canal adicional al que tiene a través de la venta directa y a distribuidores, aunque las licencias siempre implican un riesgo de canibalización. No obstante, habrá hecho bien las cuentas.


Por Alejandra Groba.

Temas en esta nota

    Cargando...