Aprobaron la ley de medios, con la ausencia de la oposición

El oficialismo le dio media sanción con el apoyo de legisladores de la centroizquierda y nueve miembros del socialismo. Los diputados opositores denunciaron irregularidades y reiteraron que la revisarán, luego del recambio de diciembre.

17deSeptiembrede2009a las07:36

La Cámara de Diputados le dio media sanción, pasada la una de la mañana, a la polémica ley de medios, en una maratónica sesión cuya validez fue cuestionada por los principales bloques de oposición, que se retiraron horas antes de la votación y advirtieron que la Justicia podría declarar la nulidad de la norma si es aprobada por el Senado.Con los múltiples retoques que le introdujo al proyecto oficial para asegurarse la mayoría, el kirchnerismo sumó el apoyo de casi todos los sectores de centroizquierda, además de sus aliados habituales del radicalismo K, y consiguió imponer la ley sin sobresaltos. Antes de finalizar el debate habían abandonado el recinto casi un centenar de legisladores de la UCR, el macrismo, la Coalición Cívica y del PJ disidente.

 Las negociaciones de último momento le permitieron al kirchnerismo cosechar la adhesión de algunos sectores que se mostraban críticos, entre ellos, nueve de los diez integrantes del bloque socialista (solo la cordobesa Laura Sesma mantuvo el rechazo a la ley); Claudio Lozano, de Proyecto Sur (el partido de Pino Solanas, que fue personalmente al Congreso a ratificar su apoyo a la ley) y los cinco chubutenses del bloque K que responden al gobernador Mario Das Neves. Los tres neuquinos del MPN –que suelen apoyar al Gobierno-- no se retiraron, pero anticiparon su voto negativo. Aún así, el titular del bloque de centroizquierda SI Eduardo Macaluse advirtió anoche, poco antes de dar su voto positivo: "Estoy seguro de que hay modificaciones que va a hacer el Senado y nosotros las vamos a tener que terminar votando por no haber trabajado mejor, con más tiempo."


Durante el debate, la oposición puso el foco sobre los puntos oscuros de la ley, entre los que se cuentan su fuerte sesgo intervencionista y las atribuciones que le otorga al Gobierno para controlar los medios, al contar con la posibilidad de designar una mayoría afín en la autoridad de aplicación. "Es un proyecto confiscatorio", argumentó a su turno la radical Silvana Giúdici, titular de la Comisión de Libertad de Expresión, la única de las tres a las que fue enviada la iniciativa en manos de la oposición. Se refería al plazo de un año que se le otorga a los multimedios que deberían desprenderse de licencias. En cambio, desde el oficialismo se escucharon encendidas defensas de la norma –celebradas por las barras K-, con reiteradas alusiones a la necesidad de reemplazar la ley de Radiodifusión de la dictadura. "No queremos sancionar una ley mordaza. Lo único que queremos hacer es regular un sistema de medios audiovisuales más justo, más representativo, más plural", sostuvo Manuel Baladrón, titular de la Comisión de Comunicaciones.

De entrada, la oposición cuestionó en cadena la validez de la sesión, alegando que se desarrolló fuera del marco reglamentario. Fue a partir de la denuncia que formuló el vicepresidente del bloque radical, Pedro Azcoiti, al hacerse presente en el recinto a las 11, una hora después de la que se fijó para el inicio del debate, y sostener que había pasado la media hora de práctica para reunir el quórum. El oficialismo obtuvo el quórum de 129 diputados a las 11.30 con la ayuda de 28 aliados. Recién entonces ingresaron los opositores y se sucedieron en la palabra para dar a conocer los motivos de sus cuestionamientos. La vicepresidenta de la cámara, Patricia Vaca Narvaja, replicó que "no se está violando el reglamento". El proyecto de ley fue enviado al Congreso el 27 de agosto pasado y desde ese día el oficialismo montó un operativo para apurar su tratamiento, resistiendo el pedido de la oposición para realizar un debate a fondo.

Se ll

Temas en esta nota

    Cargando...