Prevén en 2010 un superávit del 2,7% y el dólar a $ 3,95

El Gobierno anticipa un alza del 2,5% del PBI y del 7% en los precios; dudas de los analistas

17deSeptiembrede2009a las07:58

El ministro de Economía, Amado Boudou, presenta hoy el proyecto de presupuesto 2010 con una meta de crecimiento de la economía del 2,5% y del 7% en los precios minoristas, junto con un dólar promedio de $ 3,95 y un superávit primario del 2,7% del PBI, cifras que generan fuertes dudas en los analistas. La iniciativa contempla una proyección global de ingresos de $ 330.000 millones y de 300.000 en el gasto, según explicó ayer el ministro en declaraciones a Radio Mitre.

A las 14, el funcionario disertará ante la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Diputados, donde podrían surgir cuestionamientos, sobre todo por la previsión de precios minoristas, que se ubica en la mitad de los cálculos privados. El ministro declaró que el 2,5% es el "piso" de crecimiento económico y consideró que se trata de "una pauta conservadora desde el punto de vista de lo fiscal".

"Para nosotros es importante tener robustez fiscal. Entonces, esto pensamos que es el piso de crecimiento del año que viene", indicó.

Sin duda, la sorpresa más relevante estuvo del lado del dólar, cuyo promedio oficial se ubicará en $ 3,95, por debajo de los 4,20 que trascendió previamente. "Este es un número importante, en un país como la Argentina, donde mucha gente guarda temores de otras épocas", admitió.

A diferencia de otras variables, el dólar está por debajo de los $ 4,50 calculados por la mayoría de los analistas, según el relevamiento de expectativas del mercado (REM) que elabora el Banco Central. El ministro cree que, con una proyección más conservadora de devaluación, podrá mantener en calma la demanda minorista, en sintonía con la actitud de las últimas semanas. Pero esta paz, según varios analistas, contempla que se concreten varios de los ítems de la "hoja de ruta" planteada por Boudou para volver a los mercados, de modo de que el país y las empresas recuperen el acceso al crédito voluntario. La otra condición necesaria para mantener un dólar por debajo de $ 4 sería que no hubiera eventos de fuerte agitación política, agregan.

Más terminantes, ciertos economistas indicaron a LA NACION que el Gobierno no tendrá otra opción más que devaluar si quiere cerrar la brecha fiscal, sobre todo por el déficit proyectado para las provincias. "Necesitan devaluar para cobrar el impuesto inflacionario, a menos que consigan 5000 millones de dólares de financiamiento voluntario", indicó Daniel Artana, de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL). Esta brecha, aclaró Artana, toma en cuenta la refinanciación de vencimientos dentro del sector público y por parte de los organismos multilaterales de crédito en 2010.

Por otros motivos, el economista del PJ Eduardo Curia cree que el Gobierno debería apostar a una devaluación mayor: "Estamos entrando en un régimen de cambio semifijo que le hace muy mal a la competitividad, más allá de su efecto negativo en lo fiscal".

"El nivel de 3,95 pesos es un tipo de cambio coherente con los planes del ministro de lograr más recursos a través de la normalización financiera del país, que se puede hacer bien con poca plata", aseveró Curia. Buena parte de las posibilidades de éxito en ese sentido se juegan en las próximas semanas, cuando Boudou viaje a la asamblea del Fondo Monetario Internacional (FMI) y a la sede del Club de París para tratar de sellar las bases de un acuerdo. Ayer, el ministro lanzó una apuesta ambiciosa: "Es muy importante que en la reunión del G20 en Pittsburg, el martes, se determine que los países en desarrollo tengan el 50 por ciento de los votos del FMI, en posición de igualdad con los países desarrollados".

Una de las claves de la posible revisión del Fondo será la situación fiscal y por eso Boudou destacó que el superávit prim

Temas en esta nota

    Cargando...