Intentan otra vez cerrar con el Club de París sin pasar por el FMI

La Argentina insistirá en la necesidad de una profunda reforma del Fondo. El ministro Amadio Boudou Viaja hoy hacia Estados Unidos para participar de la cumbre del G-20.

Por
22deSeptiembrede2009a las07:52

El Gobierno confía en llegar antes de fin de año a una solución sobre la deuda en default con el Club de París, pero sin la intervención del FMI, según confirmó ayer el ministro de Economía, Amado Boudou. “Esperamos para antes de fin de año una solución de la deuda con el Club de París, que no será una solución que involucre un pago por una sola vez”, afirmó el titular del Palacio de Hacienda en un encuentro con periodistas de medios del exterior.

“El acercamiento (al FMI) es constitucional y conceptual, pero no financiero. La Argentina no va a aceptar condiciones porque a quien nada pide ninguna condición se le puede imponer”, insistió Boudou. “No se están explorando posibilidades de líneas de crédito con el Fondo. La Argentina no lo necesita. Nuestra estrategia es acceder a los mercados voluntarios de crédito”, agregó el ministro, que viajará hoy a Estados Unidos para participar en la reunión del G-20 y se reunirá con su par francés, Christine Lagarde, para avanzar en un acuerdo sobre la deuda con el Club de París.

“A partir de 2003, cuando el ex presidente Néstor Kirchner accedió a la presidencia, la política económica, financiera y monetaria de Argentina se define dentro de Argentina”, reiteró el ministro. Y recordó que las propuestas argentinas para la Cumbre del G-20 que comenzará el jueves en Pittsburg (Estados Unidos) aspiran a traducirse en la economía real de los países en vías de desarrollo, a la vez que reconoció que los cambios en el FMI y el Banco Mundial van a “un ritmo más lento al deseado, aunque es mejor comenzar un camino aunque sea lento que mirar para otro lado”.

La cancelación de la deuda argentina con el Club de París fue anunciada por la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, en septiembre del pasado año, pero no se concretó debido al rechazo a una intervención del FMI y al recrudecimiento de la crisis global.

Por otra parte, Boudou aclaró que la Argentina considera varias propuestas de “bonistas”, pero aún no cerró un acuerdo con tenedores de deuda incumplida para reabrir la reestructuración del 2005. “Nosotros venimos manteniendo conversaciones con distintos grupos, tratando tanto con bancos importantes como con fondos, que son los principales tenedores de estos bonos. Todavía no hemos arribado a ninguna estrategia definitiva”, señaló el ministro. “No hay nada definitivo. Estamos trabajando, estamos manteniendo reuniones, mucho menos tenemos una tasa de interés o alguna fecha para un nuevo bono. Son cavilaciones”, sentenció el titular del Palacio de Hacienda en relación a algunos trascendidos periodísticos que circularon ayer.

El Gobierno busca diferenciar “a aquellos bonistas conocidos como fondos buitres, que han adquirido los títulos a precios muy bajos, simplemente para hacer juicio al país emisor”, de quienes no entraron en el canje en el 2005 “simplemente por alguna recomendación o por alguna decisión que terminó demostrándose que fue equivocada”, puntualizó Boudou. Y explicó que “para Argentina es muy distinto un tenedor de un bono que por un determinado motivo decidió no entrar en el canje del 2005 que uno que simplemente hizo compras de activos financieros para llevar adelante una estrategia hostil judicial”.

Según la estrategia que esbozó el jefe de la cartera económica, “no se va a poder decir ustedes sí, ustedes no”, pero se daría “ciertos atributos” al diseño del instrumento financiero ofrecido a los tenedores de deuda, de modo de que “se autoseleccionen si les convenga seguir uno u otro camino”.

Temas en esta nota

    Cargando...