Los hermanos sean unidos... por el rinde

Los CREA de la región Mar y Sierras afirman que la soja y el girasol pueden dar más en la intersiembra que solos.

Por
26deSeptiembrede2009a las08:12

La intenificación continúa siendo una de las alternativas viables de desarrollo para la agricultura, en el camino por mejorar el rendimiento de los cultivos y la competitividad de las empresas. En este sentido, la región Mar y Sierras del Movimiento CREA dio a conocer los resultados de los últimos ensayos de intersiembra girasol-soja realizados en la campaña 2008/09, con buenos resultados.

En promedio, estas evaluaciones motraron a la intersiembra con una productividad 15% superior repecto de la media de cultivos puros. En una campaña caracterizada por la falta de agua, sólo en un lote limitado por profundidad de suelo la práctica arrojó resultados inferiores en comparación con la siembra tradicional.

Los sitios de experimentación se ubicaron en Tandil (establecimientos "El Caburé" y "El Negro") y en Pieres ("Los Nogales"). En todos los casos, el diseño fue de un surco de girasol y dos de soja, en siembra simultánea, con excepción del ensayo realizado en "El Negro", donde la implantación de soja se desfasó 10 días respecto de la de girasol.

"La experimentación zonal arrojó resultados satisfactorios de la práctica durante dos años consecutivos, aún con restricciones hídricas estivales moderadas (2007/08) o severas (2008/09), excepto en los suelos limitados en profundidad", concluyeron los técnicos involucrados, entre ellos Jorge González Montaner.

El estudio también involucró los resultados económicos de la siembra intercalada de los cultivos. Al realizar un análisis comparativo del margen bruto, el promedio de intersiembra se situó 48 u$s/ha por debajo del promedio de cultivos puros, con una dispersión mayor respecto del resultado promedio de cultivos puros. Sin embargo, al analizar el resultado por ambiente, se observó una clara superioridad de la práctica en los sitios de menor restricción hídrica ("El Negro" y "Los Nogales").

En el promedio de ensayos, el rendimiento de girasol fue de 2838 kg/ha, con un mínimo de 2281 kg/ha en "El Caburé" y un máximo de 3293 kg/ha en "El Negro". Para la soja, fue de 2031 kg/ha, con un rango de 1716 kg/ha en "El Negro" hasta 2676 kg/ha en "Los Nogales".

En intersiembra, las mermas promedio respecto del cultivo puro fueron de 32,4 % en girasol y de 55,4% para soja. En soja, el menor rendimiento respecto del girasol y la mayor caída de rinde en intersiembra respecto del cultivo puro se deben al ambiente hídrico restrictivo de la campaña.

Los rendimientos de intersiembra (suma de rindes de girasol y soja) superaron al promedio de rendimientos de ambos cultivos puros en tres de los cuatro ensayos. Las mayores diferencias se obtuvieron en "El Negro" (+33%) y en "Los Nogales" (+25%). En "El Caburé", las menores lluvias registradas durante todo el ciclo del cultivo hicieron que sólo se lograra un 7% más de rinde en intersiembra en suelo profundo, mientras que en el ambiente de loma los cultivos intercalados rindieron 4% menos que el promedio de los puros.

Con respecto a la nutrición de lo cultivos, se evaluó la aplicación de nitrógeno y azufre en el ensayo de intersiembra de "Los Nogales". Los resultados fueron diferentes entre las dos combinaciones de girasol y soja evaluadas. Sobre MG60 + N 5009 hubo un efecto de compensación entre cultivos, con un resultado final no significativo, mientras que sobre MG60 + DM 3700 la nutrición fue favorable a la soja, con una respuesta final de + 276 kg/ha en la intersiembra.

El incremento en rinde logrado sobre la soja de menor porte (430 kg/ha en DM 3700) parecería indicar que la nutrición es un posible mecanismo para atenuar el estrés por competencia y permitir un mejor aprovechamiento conjunto del recurso agua.

Temas en esta nota

    Cargando...