Con o sin poder, ésa es la cuestión

El flamante Ministerio de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación enfrenta un evidente problema de identidad.

Por
01deOctubrede2009a las10:54

Nadie sabe con algún grado de certeza si detrás del cartel de ministerio, un viejo reclamo del sector agropecuario, trabajarán funcionarios con el suficiente poder como para desarrollar una política agropecuaria. Una asignatura que no sólo está pendiente, sino que ya tiene categoría de extravagancia en un país al que le sobra capacidad de producir y exportar alimentos, pero que no se cansa de dilapidar oportunidades.

La gestión del matrimonio Kirchner, como nunca había ocurrido antes, vació de poder a la Secretaría de Agricultura hasta dejarla como una caja vacía. O boba, según cómo se lo interprete. Las decisiones que importan para la actividad agropecuaria hace años que dejaron de tomarse en el viejo edificio de la avenida Paseo Colón.

La resolución de elevar el área al rango de ministerio representa un giro de 180 grados en la política que se venía desarrollando. Por lo menos en los papeles.

Llegar a saber si el nuevo rango de ministerio es una obra de gatopardismo puro, cambiar para que nada cambie, no debería ser en principio una tarea demasiado compleja.

Bastará con observar en los próximos días si es un ministerio con poder o sin él sobre la Oncca. O si Guillermo Moreno seguirá teniendo las manos puestas en los grifos de la exportación de carne, de leche, de trigo o de maíz para cerrarlos cuando lo crea más conveniente y sin consulta. Y se sabrá a ciencia cierta si el ministerio viene a establecer una nueva composición de fuerzas. Los hechos quedarán a la vista y difícilmente puedan ser camuflados por las artes de político del nuevo ministro Julián Domínguez.

De todo esto dependerá que se cumpla el objetivo inmediato que tiene el ministerio, y quizá lo que es su razón de ser: destrabar el conflicto con el campo. Es la gran apuesta de Aníbal Fernández, convertido en el arquitecto del nuevo puente hacia el sector agropecuario.

Félix Sammartino

Temas en esta nota

    Cargando...