La venta de carne o el Supermercadismo al palo

Según datos publicados por el Indec la facturación de los supermercados por la venta de carne creció durante la gestión de Néstor y Cristina un 192%. Mientras tanto la ganadería languidece.

06deOctubrede2009a las06:57

Cuando Néstor Kirchner asumió la presidencia de la nación el 25 de mayo de 2003, los supermercados facturaban por la venta de carne unos 163 millones de pesos mensuales en promedio. Cuando entregó el bastón de mando a Cristina, esa facturación había crecido a 331 millones mensuales, el doble.

La información surge de la publicación mensual que realiza el Indec sobre la evolución de las ventas en los Supermercados, donde las grandes cadenas concentran alrededor del 85% de la facturación total. El resto corresponde a las cadenas medianas, aquellas que cuentan con por lo menos una boca de expendio que supera los 300 metros cuadrados.

Ahora bien, cuando Cristina Fernández asumió la presidencia la facturación mensual promedio por la venta de carnes en los supermercados ascendía, obvio, a 331 millones. Pero esta cifra pegó un nuevo salto desde aquel momento, y en la actualidad se ubica en un 44% más arriba.

Siempre conforme a los datos oficiales del relevamiento de Supermercados, la facturación promedio este año –durante los primeros siete meses– rondó los 477 millones de pesos.

De este modo, entre enero y julio de 2003 hasta el mismo periodo de 2009, la facturación por la venta de carnes en las cadenas de retail se incrementó ininterrumpidamente en un 192%. Entre enero y julio de este año pasaron por la caja de los súper relevados nada menos que 3.340 millones de pesos en bolsitas con carne (ver cuadro).

Si solamente se toma la evolución del mes de julio entre 2003 y 2009 el incremento entre puntas arroja una suba del 205% en la facturación de las cadenas de los supermercados por las ventas cárnicas.

Según datos del Instituto de la promoción de la carne (IPCVA) entre el momento en que asumió Néstor hasta la actualidad el consumo promedio anual de carne pasó de 50,2 a 70,3 kilos por habitante. Y en el último mes de julio este consumo llegó a 71,5kg por cada argentino, y habría alcanzado los 74 kilos en agosto.

Al mismo tiempo la producción de carne subió el 13,4% interanual entre enero y agosto de 2009. “Pero al actual ritmo de faena, el país lentamente agota sus existencias ganaderas”, aseguró la Cámara de la Industria y el Comercio de la Carne y Derivados de la República Argentina (CICCRA).

La dirigencia agropecuaria así como los sectores específicos vinculados a la ganadería vienen remarcando desde hace tiempo la peligrosa participación de las hembras en la faena nacional que ya supera la mitad del ganado sacrificado.

“A partir de la primavera de 2006, los indicadores muestran el comienzo de un ciclo de liquidación, superando la faena de hembras la línea del 50% en el último mes de junio” de 2009, indica un informe del IPCVA respecto de la faena nacional correspondiente al primer semestre de este año.

En 2006 se implementaron fuertes restricciones a la exportación de carne conjuntamente con la intervención en el mercado de hacienda en pie que limitó el precio del kilo vivo. “Desde entonces, la actividad ha sido afectada por regulaciones erráticas que afectaron negativamente la eficiencia y las inversiones en el sector de producción primaria”, señala el IPCVA.

Temas en esta nota

    Cargando...