Los bancos le prestan cada vez más a Redrado y se dispara el stock de títulos

A partir del recorte de las tasas de pases, las entidades se volcaron a activos de plazo más largo, como Lebac y Nobac. Esto denota un clima más calmo, pero un crédito aún trabado.

07deOctubrede2009a las07:51

La “primavera financiera”, como prefieren llamarla algunos, se está evidenciando por varios canales. Por un lado, el dólar está quieto, hace 20 días anclado en $ 3,85. La fuga de capitales cayó de manera considerable en los últimos meses. Es más, la última cifra oficial ubicó a la dolarización en septiembre en u$s 450 millones, número seis veces menor a los capitales que se fueron en meses de tensión como junio. La lectura desde el mercado es que tanto pequeños como grandes inversores se están animando a apostar por instrumentos nominados en moneda local, en medio de un voraz avance global del apetito por el riesgo.

En esta línea, los bancos locales también renovaron su interés de posicionarse a lo largo de la curva en pesos. Así es como están incrementado su exposición a instrumentos de más largo plazo que operan con el Banco Central (BCRA), por caso, como la compra- venta de Letras (Lebac) y Notas (Nobac) –títulos que el Central coloca en las entidades financieras–.

En rigor, según cifras que muestra el BCRA, el saldo total de Lebac y Nobac en moneda nacional al 25 de septiembre –último dato– se ubicó en los $ 40.526 millones. Este número muestra un salto de 10,7% en lo que va del año o unos $ 3.941 millones, desde los $ 36.585 millones que había en stock a principios de 2009. Pero el avance más fuerte se dio en los últimos dos meses. A comienzos de julio, el stock había bajado a $ 33.256. Comparado con el último dato, en poco más de dos meses, el stock registró un aumento de 22% o de $ 7.270 millones.

Este crecimiento revela algunos indicios, al menos, de mayor tranquilidad. Pero, a su vez, indica que el crédito al sector privado continúa en un páramo. “Lo que está indicando este traspaso de dinero de pases a letras y notas es que, aún con un escenario más calmo, el crédito al sector privado todavía está frenado. Los bancos operan su liquidez con el Central en lugar de prestarle a familias y empresas”, explicó el economista jefe de un banco estatal líder. De hecho, en las últimas licitaciones de Lebac y Nobac, las propuestas presentadas por los bancos superaron con creces lo ofertado por la entidad de Martín Redrado, incluso en algunos casos la demanda de los bancos fue 10 veces más grande. Así y todo, al inmovilizar la liquidez por un plazo más largo, los bancos prevén un escenario más estable, a la vez que esperan un descenso de tasas de interés. “Evidentemente quieren sacar una mayor renta colocando a un plazo más largo y eso es porque están descontando quizás que las tasas puedan bajar un poco más”, señaló un analista financiero.

Claro, que el interés de los bancos por estos instrumentos, además de revelar un persistente exceso de liquidez, también se vio impulsado por los sucesivos recortes del Central en la tasas de interés que paga por los depósitos y préstamos de cortísimo plazo a las entidades financieras, conocidos como pases pasivos y activos. Antes el negocio de los bancos pasaba por la operatoria de pases que mantienen con el ente oficial. Así, los bancos se fondeaban a una tasa con el sector privado a través del interés que pagaban a sus clientes por sus depósitos y colocaban esos fondos a una tasa mucho más alta a muy corto plazo (pases de 1 a 7 días) en el BCRA. Ahora, con un clima más estable, Redrado les paga menos a los bancos por esta operatoria. En menos de tres meses, redujo la renta de estos instrumentos en casi dos puntos. Hoy, el interés actual de los pases pasivos es de 9,25%. De hecho, el stock de pases bajó considerablemente. Según la entidad oficial, esta jugada en última instancia impulsaría el crédito al sector privado. Pero esa liq

Temas en esta nota

    Cargando...