El cultivador, todos los días, enfrenta a las temidas plagas

El "picudo" tiene distintos hábitos alimenticios.

Por
09deOctubrede2009a las07:20

 "Karl Albrech dijo que ’Si siempre haces lo que siempre has hecho, siempre obtendrás lo que siempre obtuviste’. Esta frase es aplicable al manejo de plaga que realizamos en el cultivo de soja", sostuvo en su disertación el ingeniero Marcelo H. de la Vega, profesor adjunto de la Cátedra ’Terapéutica Vegetal’ de la Facultad de Agronomía y Zootecnia de la UNT.

Lejos de eliminar o atemperar los daños por plagas en el cultivo, cada día el productor se encuentra con más y mayores problemas, dijo. La siembra directa (SD) provocó profundos cambios en los agroecosistemas y permitió el desarrollo de una fauna diferenciada, por lo que mientras algunas especies son perjudicadas o eliminadas del ambiente, otras pueden aparecer como novedades, destacó.

Dentro de esa fauna diferenciada, De la Vega mencionó a los curculiónidos conocidos como "picudos". Apareció en primer lugar Promecops carinicollis y, luego, Sternechus subsignatus. El complejo de picudos tiene distintos hábitos alimenticios, mientras a Promecops lo encontramos muy expuesto, produciendo el daño sobre el borde de las hojas, Sternechus se ubica más protegido alimentándose del tallo de la planta.

En el caso del complejo de "orugas", también encontramos una variación de ubicación según la especie en cuestión. En nuestra zona está representado principalmente por Anticarsia gemmatalis, Rachiplusia nu y Pseudoplusia includens.

Rotaciones: La rotación con cultivos de gramíneas constituiría una de las herramientas más importantes para el manejo de la plaga, opinó De la Vega. "Se deberían implementar políticas que fomenten la siembra de estos cultivos, posiblemente con el estímulo de una menor retención, ya que si bien es una práctica por demás interesante, su uso se ve limitado porque la rotación no resulta rentable", dijo.

La diferencia entre control y manejo radica en que la primera es una acción puntual para disminuir la población de una determinada plaga, mientras que el manejo implica una acción perdurable en el tiempo. "El éxito del proyecto tiene que perdurar en el tiempo", concluyó el especialista.

Temas en esta nota

    Cargando...