Aprovechar las oportunidades - Por Leandro Gorrin (*)

Justo antes de la publicación de un nuevo informe mensual de oferta y demanda del Usda, para el cual se prevé un nuevo incremento en la cosecha estadounidense, el clima que acompaña la evolución de los cultivos se tornó desfavorable.

Por
09deOctubrede2009a las15:09

Los analistas vienen descontando que el Usda volverá a elevar su expectativa para la cosecha estadounidense, tanto para el caso de la soja como del maíz. En promedio, aquellos esperaban que la producción de la oleaginosa trepara por encima de los 89 millones de toneladas, alcanzando un récord histórico, mientras anticipaban la del forrajero en torno a los 330 millones, lo cual sería su segundo nivel más alto de la historia.

Tanto optimismo se justifica por el lado del clima casi ideal que acompañó el desarrollo de ambos cultivos a lo largo de la campaña. Esto permitió elevar las estimaciones originales de la campaña en alrededor de 1,5 por ciento y siete por ciento para soja y maíz, respectivamente, según los datos del informe publicado en setiembre. Sin embargo, el contexto climático comenzó a incidir en forma opuesta desde la semana anterior.

Por un lado, la implantación tardía en el país del norte y la lenta evolución de las plantaciones al atravesar un verano con temperaturas por debajo de lo normal, vuelven ahora más propensos a los cultivos a ser dañados por posibles heladas tempranas. Este riesgo le aportó una prima climática a los precios que no se venía incluyendo en los meses previos.

A la vez, un exceso de lluvias durante los últimos 10 días viene demorando significativamente el avance de la recolección, lo que podría afectar además a los lotes más maduros.

Esta situación permitió una recuperación en lascommodities, sustentada principalmente en las voluminosas compras que realizaron los fondos de inversión. ...stos no sólo comenzaron a participar más activamente en los mercados para aprovechar el nuevo escenario, sino también impulsados por un fuerte debilitamiento del dólar que tornó más atractivos a los activos agrícolas como medio de cobertura contra la inflación. Sobre el cierre de la semana, la moneda estadounidense había caído a su nivel más bajo de los últimos 14 meses frente al euro.

Tanto las cotizaciones de la soja, como las de maíz y trigo en Chicago, crecieron en el transcurso de la última semana gracias al contexto climático y macroeconómico. Esto permitió oxigenar los mercados, contagiando también a los precios en el ámbito local y permitiendo una leve reactivación de la comercialización interna. Sin embargo, no debe perderse de vista que esto puede ser simplemente un hecho aislado en el marco de la tendencia bajista para los productos del agro.

A lo largo de los últimos cuatro meses, los futuros de la soja acumularon pérdidas en Chicago de 16 por ciento, mientras que el valor de los cereales se contrajo en más de 20 por ciento en el mismo lapso. Las perspectivas para la próxima campaña, más allá de los recientes temores que aportaron algunos factores climáticos en Estados Unidos, siguen siendo muy favorables en general a escala mundial.

Cabe mencionar que no sólo se espera una cosecha récord de soja en el país del norte, sino también en Sudamérica, donde se especula con la posibilidad de que Brasil llegue a 63 millones de toneladas y Argentina obtenga más de 50 millones.

El productor no debería pasar por alto este hecho para aprovechar situaciones favorables como la de esta semana y posicionarse en un mercado en baja. Cabe destacar que el panorama seguirá siendo negativo para los precios ante la presión de cosecha estadounidense durante las próximas semanas, lo cual revalorizará aún más las decisiones que se tomen.

(*) Economista Analista de fyo.com

Temas en esta nota

    Cargando...