Se recalienta la discusión comercial entre la Argentina y Brasil

Cristina Kirchner aseguró que pedirá a su par que levante las restricciones a camiones argentinos; suspenden las licencias automáticas para la importación de harina de trigo, vinos, aceites y aceitunas de nuestro país.

Por
22deOctubrede2009a las15:43

Mientras Brasil puso hoy nuevas restricciones a productos argentinos, la presidenta Cristina Fernández aseguró hoy que en la próxima visita del mandatario brasileño, Lula Da Silva, le solicitará "al principal socio del Mercosur" que levante los obstáculos al ingreso de camiones argentinos.

"Una asociación estratégica debe tener ventajas para ambos socios, para que realmente sea concebida y tratada. Estoy segura de la próxima visita de Lula vamos a poder tratar este tema y llegar a un acuerdo", agregó.

Durante una visita a la planta de Iveco en Córdoba, la presidenta convocó también a elaborar "con las cámaras empresarias" una política conjunta en materia de producción automotriz que permita renovar las flotas "vejas" de camiones y reactivar el sector.

Más restricciones. En tanto, el gobierno de Brasil aplicó restricciones a las importaciones de trigo y otros productos argentinos, en vísperas de una reunión entre funcionarios de ambos países para tratar el comercio bilateral, se informó hoy.

El Ministerio de Industria y Comercio Exterior suspendió el 14 de octubre las licencias automáticas para la importación de harina de trigo, vinos, aceites, aceitunas argentinos entre otros productos importados de aquel país, informó hoy el diario Valor.

La iniciativa, aplicada por la Secretaría de Comercio Exterior, órgano del Ministerio de Industria, atiende reclamos de la industria molinera del sur brasileño, afectada por los estímulos del gobierno argentino a los exportadores de harina.

Según un consultor entrevistado por Valor, Brasil comenzó a adoptar las mismas medidas que la Argentina aplica desde más de un año, cuando eliminó licencias automáticas en varios rubros, como calzados y electrodomésticos.

La iniciativa brasileña causó una "revolución en el clima" imperante entre los negociadores argentinos y brasileños que preparan el encuentro bilateral previsto para noviembre en el que se analizará la evolución de la situación tras la última reunión, ocurrida en septiembre pasado en Buenos Aires.

El comercio bilateral cayó en más del 40% como consecuencia de la crisis económica global. La retracción afectó el superávit comercial brasileño que fue de 375 millones de dólares entre entre enero y setiembre, cuando hubo un intercambio comercial de 16.000 millones de dólares. En 2008, cuando la balanza comercial llegó a los 30.800 millones de dólares, el superávit brasileño fue de 4300 millones.

Temas en esta nota

    Cargando...