Prevén evacuar 1 millón de vacas de las islas del Paraná por alertas de inundación

Mientras el Ministerio de Agricultura y las entidades agropecuarias volverán a negociar hoy, en el marco de la segunda reunión técnica, sobre la reglamentación de Ley de Emergencia Agropecuaria, las autoridades y el sector ganadero se pusieron en alerta ante pronósticos de que para mediados de noviembre se registrará una fuerte crecida del Río Paraná, lo que generaría grandes inundaciones en las islas dedicadas al pasteoreo de ganado bovino.

Por
23deOctubrede2009a las07:30

Ante la preocupación, el Ministerio de Agricultura y el de Defensa junto con el gobierno de Entre Ríos comenzaron a elaborar un plan para evacuar los entre 800.000 y un millón de animales que se crían en las islas, a fin de evitar lo que pasó en 2007, cuando una crecida de los ríos que agarró a los productores desprevenidos terminó con más de 300.000 cabezas de ganado ahogadas.

El gobernador entrerriano, Sergio Uribarri se entrevistó con el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, para prevenir las eventuales futuras pérdidas. Acordaron la cooperación del Ejército para trasladar a los bovinos a puertos ganaderos.

Agricultura dispuso una contribución nacional con carácter de urgencia para la compra de corrales para contener al ganado evacuado, así como en medidas para resguardar a las vacas preñadas.

Antes en la provincia mesopotámica se realizaron varias reuniones de autoridades provinciales, municipales y productores rurales para comenzar con el operativo de evacuación de las islas, para salvar a los animales y evitar que los productores tengan que malvenderlo. Se estima que para trasladar la hacienda de las islas a tierra firma se necesitará desplegar un movimiento equivalente a unos 7 millones de camiones.

Tras más de un año de sequía, el alerta para la ganadería en Entre Ríos comenzó hace un par de semanas con pronósticos de una fuerte crecida de los ríos, para mediados de noviembre, como consecuencia de las lluvias registradas en el sur de Brasil. Como sucedió en el verano de 2007, tras fuertes lluvias primaverales de 2006 en Brasil, se estima que el caudal del Paraná y del Uruguay ingresará en 20 días en una fase de “emergencia”, con lo cual se desplegó el operativo tendiente a minimizar los efectos de las inundaciones que se esperan.

En tanto, en la segunda reunión técnica entre Agricultura y la mesa de enlace, desde las 14, se prevé que las autoridades presenten su propuesta de reglamentación de la Ley de Emergencia Agropecuaria, votada este año y que debe regir desde 2010, que destina fondos para prevenir, enfrentar y paliar catástrofes, como la sequía o el exceso de lluvias.

Temas en esta nota