El área sembrada con girasol será la menor desde 1981

Con el Gobierno como socio al 30% por las retenciones, cultivar en campo alquilado no es viable, dice Asagir. Por cada punto de baja, el Fisco dejaría de percibir sólo u$s 9 millones.

Por
29deOctubrede2009a las07:30

Ayer, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires pronosticó que el área sembrada con girasol esta campaña abarcará 1,75 millón de hectáreas, casi 8% menos de lo que preveía la semana pasada. Si se miran las estadísticas del ahora Ministerio de Agricultura –que arrancan en 1969 y mueren en 2007–, se trata de la peor performance del cultivo desde 1981, cuando se sembraron 1,73 millones de hectáreas.

La superficie de esta campaña es 59% inferior al récord de 1998, pero es incluso 21,5% menor que la de la campaña pasada, cuando la siembra coincidió con la crisis internacional y su impacto en los precios de los commoditties.

Desde Asagir, entidad que representa a quienes conforman la cadena de valor del cultivo (semilleras, firmas de insumos, productores, aceiteros), dicen que urge una rebaja de retenciones para evitar que la caída de la oleaginosa que produce el aceite más consumido en el país sea tan estrepitosa. “Teniendo al Estado como socio al 30% (es lo que tributa el aceite de soja, la forma en que más se exporta este cultivo; el grano paga 32%), cultivar girasol en campo alquilado no va más”, dijo Ricardo Negri, presidente de la entidad. Y, como adelantándose a la moda anti-pool de siembra, aclaró que entre el 60% y 70% de los campos que se cultivan hoy son alquilados.

Según Negri, el rendimiento de indiferencia en campo alquilado es de 2.100 kilos por hectárea, mientras que el rendimiento promedio en el país es de unos 1.700 kilos. En campo propio, el nivel de indiferencia se da en 1.200 kilos por hectárea, es decir, se puede sembrar siempre y cuando el clima acompañe.

“En donde lluevan 200 milímetros se sembrará; pero en donde lluevan 50, hará falta alguna señal del Gobierno para darle ánimo al productor. El actual nivel de retenciones se fijó con el aceite de girasol en u$s 1.400 por tonelada; hoy está en u$s 750. Hay que volver a considerar lo que cada cultivo puede soportar”, dijo Negri. “Si no se solucionan las retenciones, no se siembra, y quedan sólo 15 o 20 días”, recalcó.

Según Asagir, cada punto de rebaja en las retenciones a la oleaginosa significa sólo u$s 9 millones menos para el Fisco.

Mientras reclaman esa rebaja, desde Asagir sostienen que lo único que está en sus manos es mejorar tecnológicamente para apuntar a mejorar los rindes.

Por Alejandra Groba.

Temas en esta nota