Planes de niñez: la ANSeS paga y el Gobierno se hace de dinero

El fondo de las jubilaciones deberá hacerse cargo de asistir a quienes tienen planes Familias y Jefes y Jefas, que hoy abona el Tesoro con dinero de impuestos. El Fisco se ahorrará hasta $ 5.000 millones, que podrá destinar a otros gastos.

31deOctubrede2009a las09:07

La nueva asignación para hijos de desocupados y trabajadores informales que ganan menos del salario mínimo no tendrá un costo adicional de $ 9.900 millones, como se anunció el jueves. Será de menos de la mitad de esa cifra. Esto se debe a que, como aclararon varios funcionarios, esta nueva asignación absorbe al resto de los programas de asistencia nacionales, provinciales y municipales de desocupados e informales vinculados a la niñez -como el Plan Familias- que hoy insumen un poco más de $ 5.000 millones.

Lo que cambia, y de manera clave, es el financiamiento: o sea, de dónde provienen los fondos. Porque mientras los actuales planes sociales se pagan de acuerdo a partidas del Presupuesto Nacional o de las Provincias con fondos que provienen de la recaudación de impuestos y de créditos de organismos internacionales, los 10.000 millones de pesos de la asignación para la niñez saldrán del sistema previsional, como figura en el decreto presidencial.

Así el Tesoro -Nacional y de Provincias- queda liberado de gastar unos $ 5.000 millones anuales que hoy provienen del pago de los impuestos o de nueva deuda y el Gobierno podrá destinar esa suma a cerrar el bache fiscal y el programa financiero de pago de la deuda. O a otros proyectos del Poder Ejecutivo.

En tanto, el régimen previsional deberá resignar casi $ 10.000 millones del Fondo de Garantía del Sistema porque deberá hacerse cargo de la totalidad del programa, tomando a su cargo los que transfieran de los restantes planes.

Hasta ahora, el Fondo de Garantía le prestaba al Tesoro con la colocación de bonos y Letras. Ahora, la novedad es que el Fondo Previsional se hará cargo directamente del pago de todo este nuevo régimen de asignaciones.

En el Presupuesto 2010, que tiene media sanción del Congreso, el Plan Familias tiene una partida de $ 2.300 millones y los planes de empleo, fundamentalmente el Jefes/Jefas, otros $ 2.000 millones. A esto habría que sumar otros planes, como las pensiones no contributivas para madres de 7 o más hijos, las asignaciones por hijos menores de 6 años que pagan algunos municipios del Gran Buenos Aires y otros planes provinciales. En total, los planes insumen hoy al fisco nacional, provincias y municipios un total de $ 5.000 millones.

La misma cuenta puede hacerse con la cantidad de chicos que podrían sumarse y percibir el nuevo subsidio.

En la Argentina hay 13,6 millones de menores de 18 años:

De este total, la ANSeS paga 5 millones de salarios familiares por hijos de trabajadores que ganan menos de $ 4.800 mensuales, de jubilados o que cobran el seguro de desempleo o pensiones de riesgos del trabajo.

Unos 2 millones de chicos pertenecen al Plan Familias y otro millón tienen cobertura de los otros planes.

Si se excluye a 3 millones de chicos de trabajadores en blanco que ganan más de 4.800 de pesos, o son autónomos o monotributistas -que no están alcanzados por esta cobertura-, el universo de chicos alcanzado por esta nueva asignación de ayuda social sería de 2,5 millones de menores.

El Gobierno descuenta el traspaso de los actuales planes al nuevo programa por una razón elemental: la mayoría de los actuales planes vinculados a la niñez son inferiores a los 180 pesos de la nueva asignación por chico.

Eso tendrá tres efectos:

Al pasarse en forma automática o voluntaria, la mayoría de las familias hoy ya asistidas cobrará un poco más.

Al incluir a los desocupados y trabajadores en negro, más familias cobrarán por sus chicos.

Al financiarse todo el régimen de asignaciones a través del sistema previsional, tanto la Nación como las Provi

Temas en esta nota

    Cargando...