La Cámara Arbitral de la Bolsa calificó de "erroneo y ofensivo" el ataque acopiador

La Cámara Arbitral de Cereales de la Bolsa de Comercio de Rosario publica hoy una solicitada en los principales diarios del país en respuesta a las acusaciones públicas de la Federación de Centros y Entidades de Acopiadores de Cereales que dijo que es “una estafa y una burla“ fijar, como se hizo la semana pasada, Precios de Pizarra para el maíz porque “no corresponden a operaciones habituales a las cuales pudieran tener libre acceso los vendedores“ y que “al ser cupificadas a razón de un camión por corredor no reflejan un mercado normal“.

03deNoviembrede2009a las08:02

En la solicitada de ayer la Cámara sostiene que durante los días citados el mercado de maíz en el recinto de operaciones de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) funcionó con la presencia normal de vendedores y de compradores, quienes concretaron un significativo número de transacciones a un único precio, más allá del marcado interés de la oferta de ofrecer volúmenes superiores a los tomados por la demanda.

Agrega que la Subcomisión de Semana actuante, integrada con representación equilibrada de sectores de la oferta y la demanda, en función de las declaraciones voluntarias presentadas por los operadores, al considerar que dichas transacciones eran representativas de la realidad del mercado en la plaza Rosario, resolvió establecer Precios Cámara para maíz de acuerdo a las pautas reglamentarias. Hizo notar que, con posterioridad a la publicación de los precios, ningún sector interviniente formuló pedidos de reconsideración, incluido el sector acopiador.

La solicitada hizo presente que los precios que informan las Cámaras Arbitrales tienen carácter orientativo, no siendo obligatorios para las partes en ningún segmento de la comercialización, salvo pacto expreso en contrario, conforme lo establecido en el artículo 3º del Decreto PEN 1058/99. También afirmó que ni el Reglamento del Mercado Físico de Granos de la BCR, ni los reglamentos de la Cámara prohíben que las ofertas de compra puedan ser limitadas a un cupo por vendedor.

Asimismo, se sostiene en el comunicado que “durante los días mencionados hubo un muy importante número de fijaciones por parte de vendedores en contratos pactados a fijar precio que fueron respetados por los compradores”.

Finalmente, la Cámara Arbitral lamenta “los conceptos erróneos, injustos y ofensivos de un sector de la cadena comercial al expresar su desacuerdo con el criterio adoptado”. Y agrega que “las distorsiones que se viven en el mercado están provocadas por la intervención del Estado en la comercialización, pero las instituciones no pueden ignorar sus propios reglamentos”.

 Una opinión unánime

En la reunión que se realizó ayer al mediodía en la Cámara Arbitral, y de la que participaron todos los sectores de la cadena (exportadores, acopiadores, productores, cooperativas, corredores) no hubo divergencia y sí plena uniformidad en que el accionar que se está llevando a cabo está conforme a reglamento.

Nadie duda de que el mercado está distorsionado producto de las regulaciones estatales (que entorpece el comercio y la actividad de todos los sectores) y que como el precio de pizarra es un valor orientativo de lo que pasa es lógico que no tenga la pureza deseada, pero que mientras se cumplan –como hasta ahora- los reglamentos no hay razón para no tener que fijarse precio.

Incluso, los productores –supuestos perjudicados por la venta a cupo (ya que pocos son los que obtienen el precio Fas– apoyaron los criterios. Así lo indicó ayer a Infocampo Alberto Rasia, uno de los dos representantes de los productores por Sociedad Rural en la Cámara Arbitral rosarina.

"Reconocemos que no es un precio como corresponde, pero los productores se vieron beneficiados, porque los valores venían siendo muy bajos", comentó Rasia, para luego mencionar que

Temas en esta nota

    Cargando...