Cumbre en Buenos Aires para calmar los ánimos en el mercado de granos

Fue ayer por los duros cruces a raíz de las distorsiones en maíz. ¿Qué se dijo? Los acopiadores piden urgente reunión intercámaras para que se unifiquen los criterios de los precios de Pizarra.

04deNoviembrede2009a las07:54

Ayer por la tarde se realizó en la sede del Cámara de la Industria Aceitera (Ciara) y el Centro de Exportadores de Granos (CEC) una cumbre de la cadena cerealista para intentar armonizar posturas entre compradores, vendedores e intermediarios luego de unos días de alto voltaje de cruces internos por distorsiones en la comercialización de granos (como los cupos) que le quitan transparencia a la formación de precios.

La reunión con los compradores, que empezó cerca de las 16 y termino pasadas las 18, había sido pedida previamente por el Centro de Corredores de Buenos Aires para analizar la situación puntual del trigo y del maíz, dos cultivos en los que los exportadores habían logrado acuerdos con el gobierno que repercutían directamente en los mercados, pero luego participaron a Bolsas y referentes del corretaje y del acopio de distintas partes del país.

Por Rosario estuvieron el presidente de la Bolsa de Comercio, Jorge Weskamp, y el titular del Centro de Corredores, Gino Moretto. También asistieron al encuentro, que fue presidio por el propio número uno de Ciara y presidente de Bunge Argentina, Raúl Padilla, representantes de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires y de la Federación de Entidades Acopiadoras, entre otros.

Precisamente Weskamp se quejó de que, pese a no estar en el temario fijado, los acopiadores quisieron introducir como tema su denuncia sobre “la estafa y la burla” de la que acusan a la Cámara Arbitral de Rosario porque la semana pasada fijó precios de pizarra para el maíz, pese a que, según entienden ellos, “no corresponden a operaciones habituales a las cuales pudieran tener libre acceso los vendedores ya que al ser cupificadas a razón de un camión por corredor no reflejan un mercado normal”.

Weskamp y Moretto se plantaron en defensa de la Cámara rosarina y repitieron los conceptos vertidos en la solicitada de ayer (ver nota aparte) al decir en los días cuestionados el mercado funcionó con la presencia normal de vendedores y de compradores, quienes concretaron un significativo número de transacciones a un único precio, más allá del marcado interés de la oferta de ofrecer volúmenes superiores a los tomados por la demanda; en definitiva, que sin desconocer las regulaciones, hubo mercado y el actuar fue conforme a reglamento.

Luego del encuentro, Raúl Dente, asesor general de la Federación de Acopiadores, le dijo a punto biz que esa misma tarde le enviaron sendas cartas pidiendo una convocatoria a una reunión conjunta de las Cámaras Arbitrales para intentar superar esta situación.

“La Cámara de Buenos Aires no fija precios para el maíz porque entiende que no hay mercado libre, la de Rosario, sí. Lo que pedimos es un encuentro para que las Cámaras, que tiene representación de todos los sectores, unifiquen criterios”, dijo. “La función de establecer precios es muy importante, y los alcances de cada cámara exceden sus regiones y por eso es necesario que unifiquen criterios”, agregó. Y volvió a defender la postura de la federación sobre la no existencia “de un mercado normal y donde las operaciones de maíz realizadas a precio FAS no son representativas del mercado porque hay cupos y selectividad”.

Según dijo Dente, la propuesta que llevarán los acopiadores al encuentro es que “como las Cámaras no están obligadas a fijar precios, sí informen los precios escuchados en los recintos pero que no se fijen en pizarra porque el mercado no opera en condiciones normales y que se aclare que esos precios son con condiciones especiales y no para todos”.

La convocatoria a la reunión “intercamaras”, de la cuál todavía no hay fecha ni lugar, no asegura enten

Temas en esta nota