Los consumidores argentinos pagan precios de primer mundo

A raíz de un estudio realizado por la Sociedad Rural de Rafaela, sobre la desagregación de los precios en góndola de dos tipos de queso, leche fluida y en polvo, transformada al comparativo con ese último producto para exportación, se demuestra la amplia brecha entre tamberos y consumidores que existe en cuanto a dispersión de montos, generada entre la industrialización y la comercialización.

05deNoviembrede2009a las10:22

"Como lo hemos hecho siempre, en defensa de la lucha gremial y apuntando a 2011, debemos seguir trabajando en la concientización de la gente. Lo hemos hecho en el momento más complicado del conflicto en la plaza, en la ruta; y creemos que es muy importante seguir reclamando por el sector, especialmente por los tamberos", así introduce la presentación de un trabajo elaborado por la Sociedad Rural de Rafaela, su presidente, Juan Imvinkelried.

Al igual que en otras oportunidades, "hicimos hace dos meses un trabajo de recolección de datos en dos supermercados de la ciudad, donde se observan los precios en góndola de dos variedades de quesos, leche fluida y leche en polvo, con lo cual podemos constatar que entre los precios que percibe el productor de leche y lo que paga el consumidor en góndola, hay una gran diferencia".

De esto se habló muchas veces y a pesar de que se intente justificar por algunos sectores, es cierto que al tambero que recibía a fines de agosto un promedio de 72 centavos por litro, monto que ahora es levemente superior, pero debía abonar en la caja de los supermercados hasta más de tres pesos por sachet. Fue entonces que "a los valores de los productos que se encuentran en las góndolas los desagregamos y los convertimos al valor de la leche en polvo, como unidad de valor, teniendo en cuenta que cantidad de materia prima se utiliza para su elaboración, entre otras cosas. En todos los casos tomados, resulta que la comparación va desde los 5.400 a los 6.900 dólares la tonelada". En este sentido, Imvinkelried remarca que hace dos meses la medida de peso de este commoditi rondaba los 2.700 dólares.

Repitiendo la experiencia que hacía más de un año ya se había realizado y conociendo que se repite lo mismo en cuanto a la carne, desde la entidad se afirma que "el consumidor argentino, sin lugar a dudas, está pagando precios del primer mundo; y los productores argentinos son los peores pagos del mundo, con seguridad".
El dirigente aseguró en diálogo con LA OPINION que "alguien se lleva esa importante brecha de la renta, porque sino, de ninguna manera se puede explicar que los productos lácteos valgan tanto, comparados con el resto del mundo y transformado a los valores de la leche en polvo; y que el resultado de entre 5.400 y 6.900 dólares la tonelada".

CONCIENCIA

Desde que se desató el conflicto con el Gobierno, las entidades agropecuarias iniciaron un desarrollo de la concientización hacia la sociedad, más allá de las alternativas políticas que debieron afrontar.

"Este es un reclamo que tratamos de trabajarlo en la conciencia de la gente, para que se den cuenta que la política del Gobierno no funciona, que las cadenas no son transparentes, esto es algo que estamos peleando desde 2002 y no lo pudimos hacer porque la industria se negó a colaborar, entonces nos queda claro que alguno de los eslabones intermedios de la cadena se queda con la renta, no quedan dudas".
Si bien en Santa Fe comenzó a regir la obligación de publicar el adelanto del pago que harán las empresas por cada litro de leche, esto no permitirá avances significativos para interiorizarse en los montos de la salida de fábrica de los productos o el arribo a los puntos de venta mayorista o para consumidores finales.

"Lo que va a hacer esta resolución es asegurar que no haya diferenciación en los análisis de la leche y va a hacer que la industria anuncie los precios que va a pagar con liquidaciones unificadas. Esto es importante, pero no afecta

Temas en esta nota

    Cargando...