Los plazos fijos en dólares cayeron el mes pasado por primera vez en el año

Como contrapartida, las colocaciones a plazo en pesos avanzaron cerca de $ 3.000 millones en octubre, después de haber sumado $ 4.000 millones entre julio y septiembre. La dolarización de las carteras se viene desacelerando desde agosto.

Por
09deNoviembrede2009a las07:32

Para los economistas, octubre fue un mes en que el optimismo financiero se transformó en euforia. Al menos eso ocurrió en el mercado local, en donde se dio un fenómeno que no se veía desde 2007: la venta de dólares por parte del sector privado superó a las compras y hubo una entrada neta de fondos de unos u$s 500 millones al país.

Este desinterés por el billete verde se vio reflejado también en la evolución de los depósitos del sector privado. Ocurre que en octubre el stock de colocaciones en dólares se redujo por primera vez en el año. En comparación con las cifras de septiembre de este año, los depósitos en moneda dura cayeron u$s 111 millones, a u$s 10.059 millones de u$s 10.170 millones, según datos del Banco Central (BCRA).

La baja es leve, pero llama la atención, teniendo en cuenta que los depósitos en dólares venían creciendo a un ritmo del 30% en el año. Mientras tanto, a principio de septiembre habían dejado de crecer, y estaban congelados en torno a los u$s 10.200 millones. Pero ahora, y por primera vez en lo que va de 2009, mostraron un retroceso.Y la perspectiva, dicen en los bancos, es que permanezcan en esos niveles.

En rigor y desde que las elecciones de junio quedaron atrás, el dólar perdió mucho del atractivo que había ganado. Al tranquilizarse las expectativas de devaluación del peso, y luego de que los activos de riesgo como acciones y bonos comenzaran a subir sin pausa, el billete verde pasó a un segundo plano dentro de las prioridades de los inversores. Y la tendencia no sólo se está notando en la evolución de los depósitos, sino también en el valor de la moneda estadounidense; que hace tres meses está estancado alrededor de los $3,83 y $3,85.

“En el tercer trimestre se ha visto una marcada desaceleración en la dolarización de portafolios por parte del sector privado, que incluso se detuvo completamente durante la última semana de septiembre. Según nuestras estimaciones, para octubre se habrían registrado ingresos de capitales por unos u$s 500 millones, por primera vez desde 2007”, indica un estudio de la consultora Econviews, que dirige Miguel Kiguel. Se trata de un resultado excepcional para esta década, si se observa la compra/venta de moneda extranjera del sector privado no financiero a lo largo de los últimos años”, agrega.

Como contrapartida, el mes pasado se vio un crecimiento importante de las colocaciones a plazo en pesos, que avanzaron cerca de $ 3.000 millones; que se suman a los más de $ 4.000 millones que entraron entre julio y septiembre. “A partir del tercer trimestre se desaceleró la demanda de activos externos por parte del sector privado no financiero”, indica un informe de la consultora Finsoport. “El mes de octubre es el primero del año con entrada neta de capitales a la economía, principalmente por el mejor contexto externo y la expectativa de la vuelta de Argentina a los mercados de deuda con la apertura del canje”, coincide Econométrica.

Y si bien por ahora es un interrogante cual será la capacidad que tendrá esta “primavera financiera” de sostenerse en los próximos meses, lo cierto es que la entrada de capitales resulta en sí misma una señal muy auspiciosa. Sin embargo, de ahora en más todo dependerá de la evolución de las variables fiscales, que vienen deteriorándose tanto en el caso de la Nación como de las provincias. “Esas variables serán gravitantes para establecer la capacidad e intensidad de esta primavera”, indica la consultora.

Por Clara Agustoni.

Temas en esta nota