Un molino harinero puede cerrar por la burocracia de la Oncca

La comunidad de Santa Isabel vive por estos días una sensación de impotencia e indignación creciente, debido a la imposibilidad de un molino harinero instalado en el pueblo de comenzar a producir, por la demora en ser firmada la autorización oficial de la ONCCA.

Por
13deNoviembrede2009a las08:05

La comunidad de Santa Isabel vive por estos días una sensación de impotencia e indignación creciente, debido a la imposibilidad de un molino harinero instalado en el pueblo de comenzar a producir, por la demora en ser firmada la autorización oficial de

La Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca) demora la habilitación de un molino harinero en la localidad de Santa Isabel.

Así lo denunció el presidente comunal Mario Kovacevich quien recordó que a finales de septiembre se había reinaugurado la planta tras haber estado cerrada seis años. Pero que hasta el momento no ha podido comenzar a producir porque no está autorizada a comercializar.

La firma Alimentos Sudamericanos, que alquiló el inmueble por siete años, tiene la intención de producir 85 toneladas diarias de harina, en un primer momento, para luego llegar a las 100 toneladas por día.

Cuando el molino esté en plena producción tendrá a 17 obreros en actividad, a lo que hay que sumar el servicio de 100 camiones mensuales que ingresarán el trigo, y otros 60 que transportarán la harina, todos pertenecientes a la localidad y la región, según adelantaron los empresarios.

“El molino fue inaugurado, de alguna manera, el 26 o 27 de septiembre con bombos y platillos, y la región recibió esta noticia como algo muy bueno porque en estos momentos de tanta crisis y tanto problema social, se abría una fuente de trabajo importante para Santa Isabel, donde alrededor de 17 obreros iban a comenzar a trabajar”, describió el jefe comunal.

“Hoy nos encontramos con un problema que más que preocupante es indignante, porque falta la autorización de la Oncca para que esta gente pueda comenzar a producir. Hasta el momento han estado haciendo pruebas, pero para poder comercializar sus productos deben tener la autorización oficial, de lo contrario estarían haciendo algo ilegal que les costaría el cierre del molino”, dijo.

Según detalló el funcionario el expediente fue presentado oficialmente en los primeros días de septiembre por intermedio de un gestor, dado que no habrían logrado ninguna vía directa para llegar a las máximas autoridades del organismo oficial. “Nos dijeron que está todo en orden pero falta la firma del presidente de la Oncca”, apuntó Kovacevich, y explicó que los empresarios “han comprado energía para poder comenzar a trabajar, y ahora les ha llegado una factura de 30 mil pesos, y todavía no han podido salir a vender su producción”.

La falta de respuestas oficiales ha provocado que algunos de los trabajadores contratados hayan perdido la fuente laboral, en tanto que ya se habla del posible cierre de la planta.

El funcionario comunal se lamentó, además, porque realizó gestiones ante el ministro de la Producción de Santa Fe, Juan José Bertero, a quien pidió que interceda para lograr la habilitación y recibió como respuesta que “es casi imposible, muy difícil conseguir la firma que falta”.

En un nuevo intento por destrabar el tema, Kovacevich inició gestiones a través de la delegación Rosario de Federación Agraria Argentina “para ver si nos pueden dar alguna ayuda”.

Autor: Pablo Salinas
Fuente: punto biz (corresponsal Venado Tuerto)

Temas en esta nota