En Uruguay vuelven a pedir acuerdos extra-Mercosur

Lo hizo la cámara de industriales y también lo sugirió el embajador en EE.UU.

14deNoviembrede2009a las08:26

La disconformidad con el Mercosur y la necesidad de buscar acuerdos comerciales fuera de la zona se replantea en Uruguay con el creciente interés por ampliar mercados de exportación. Esta semana, justo cuando la Cámara de Industrias del Uruguay presentó al gobierno un extenso documento con reclamos sectoriales, que incluyeron la propuesta de una negociación extra-Mercosur, el embajador uruguayo en Estados Unidos, Carlos Gianelli, sorprendió con la presentación de un extenso documento público sobre el tema.

Gianelli es un diplomático al que el gobierno de Tabaré Vázquez dio mucha confianza y responsabilidades políticas de alto nivel. Eso fue tanto para negociaciones comerciales como también para enfrentar el juicio con la Argentina en la Corte de La Haya.

En medio de una campaña electoral que es tensa por cruces políticos, pero que exhibe amplias coincidencias en varios temas, incluso el de política comercial, el embajador alertó sobre la necesidad de que Uruguay mire más allá de la región y no espere demasiado para eso.

Gianelli hizo llegar al semanario Voces, publicación de militantes de la coalición de izquierda Frente Amplio, un extenso documento de política exterior, que comenzó a divulgarse en varios capítulos, a partir de este fin de semana.

"Mientras no se logre establecer una unión aduanera perfecta, en el Mercosur, Uruguay "debería recuperar su capacidad autónoma para buscar entendimientos bilaterales", sostiene Gianelli en su propuesta.

Y, justamente, los mercados que pone como ejemplos para esos acuerdos, son Estados Unidos, la Unión Europea, China y Rusia.

Uruguay había recibido una oferta de la administración de Bush para negociar un tratado de libre comercio (TLC), lo que causó una áspera polémica en la izquierda uruguaya. El presidente Tabaré Vázquez y su entonces ministro de Economía, Danilo Astori, estaban entusiasmados con la negociación, pero la presión interna fue dura y el proyecto naufragó. José Mujica, por entonces ministro de Agro y ahora candidato favorito para suceder a Vázquez, no se había negado a un TLC, sino que decía que prefería muchos acuerdos con muchos países.

Finalmente, Uruguay se inclinó por un pacto de menor entidad, TIFA, según su sigla en inglés, que implica un acuerdo marco sobre comercio e inversiones. "Hoy por hoy, la definición del gobierno uruguayo, hasta que no exista algo nuevo, es seguir profundizando la cooperación (con EE.UU.) dentro de las líneas que nos marcamos en el TIFA, y no han sido pocas las que se han concretado", había declarado Gianelli en septiembre.

Dijo que Uruguay había sido "pragmático" al elegir el camino del TIFA y negó que eso fuera light, por oposición a un TLC profundo. Pero dejó una puerta abierta: "Había gente que creía que había que hacerlo todo junto, como la cirugía radical cuando uno tiene un tumor, pero también está la radioterapia".

En tanto, la Cámara de Industrias planteó que se llegue a un consenso para "una nueva estrategia de inserción" y que eso signifique "negociar flexibilidades en el Mercosur".

Los industriales dijeron que el Mercosur "no cumplió el objetivo" de ser una "plataforma de negociación con terceros países". La cámara reconoce la importancia de mantenerse en el bloque porque los socios configuran un "destino que absorbe las principales exportaciones de manufacturas de origen industrial que coloca Uruguay en mercados externos".

Por eso descarta un alejamiento del Mercosur, pero señala que Uruguay "debe negociar flexibilidades que le permitan el cierre de acuerdos comerciales bilaterales de alcance profundo con países de extrazona". En ese sentido, destaca que esos potenciales socios deben ser "especialmente aquellos países de mayor poder adquisitivo" y recuerda lo hecho "e

Temas en esta nota

    Cargando...