Estabilidad, la clave en épocas difíciles

Terminación a corral, previsión y tecnología sirven para enfrentar la sequía. Interesante ejemplo en San Luis.

Por
14deNoviembrede2009a las08:37

Cría, recría y engorde de la producción propia, y de invernada de compra, a partir de grano y silaje en autoconsumo. Todo en el centro-norte de San Luis. Eso no es una utopía ni un modelo de simulación, sino el sistema que se propuso en el establecimiento "Piedra Ancha" en plena región semiárida.

La visita a esa campo, a la que concurrieron casi 400 productores, formó parte de las jornadas de "Promoción para la adopción de mejores prácticas ganaderas" que realiza el Instituto de Promoción de Carne Vacuna Argentina (IPCVA) y que seguirán en 2010.

"Queremos motivar a los productores a que incorporen tecnología en la producción ganadera, así como lo hacen en agricultura", explicó el presidente del IPCVA, Dardo Chiesa.

El de "Piedra Ancha" es un caso típico de la zona. Hasta hace cinco años el 95% de la superficie era ganadera. Luego, la presión de la agricultura hizo que tuvieran que reacomodarse las fichas. Hoy, de una superficie total de 2.200 hectáreas, el 52% es agrícola, con rindes de soja que llegan (en años buenos) a 28 qq/ha y 90 qq/ha en maíz.

Digitaria y pasto llorón, alfalfas, verdeos de verano, verdeos de invierno y silo sorgo, ocupan las poco más de 1.000 hectáreas del módulo ganadero.

"La ganadería es fundamental para acotar las pérdidas agrícolas en años de extrema sequía", indicó el propietario del establecimiento, Gerardo Schlesinger.

El planteo está dividido en tres subsistemas: cría, recría y engorde a corral. El ejercicio del período 2008/09, con un rodeo de 454 vacas, arrojó una producción total de 234.600 kilos (220 kg. de carne/ha), con una carga de 1,4 cabezas por hectárea, un margen bruto de 215 $/ha y un costo por kilo producido de 2,5 pesos.

Para defenderse de las deficiencias forrajeras típicas en zonas semiáridas, se prevé una reserva de 900 toneladas de grano de maíz y 600 toneladas de silaje de sorgo y maíz con un año de anticipación.

"El feedlot, junto con el sorgo como verdeo y como silo, han sido herramientas clave, porque nos permiten estabilizar el planteo y nos dan un respiro importantísimo en años pésimos como este", indicó Schlesinger.

"La terminación a corral da una certidumbre de ventas y, por ende, un alivio financiero a la empresa", destacó Alberto Belgrano Rawson, del Inta San Luis. Y agregó: "Las claves del proceso de intensificación han sido hacer menos verdeos de invierno, el uso de subproductos proteicos, la fertilización de pasturas, uso de granos en forma estratégica, utilización de silo sorgo y la capacitación del personal, junto con la gestión de la información".

El ingeniero Aníbal Pordomingo, del Inta Anguil, explicó que "en zonas como ésta, donde producir maíz es errático, el sorgo, bien molido es un excelente fabricante de fibra y constituye una herramienta revolucionaria".

Y agregó: "Es importante hacer la dieta simple y lo más barata y flexible posible, para entrar y salir del sistema según los números". En este sentido, recomendó usar grano de maíz entero, grano de avena, expeller de girasol, cebada o afrechillo de trigo. En el caso del maíz recomienda que sea "fácil de moler, dentado y de fácil degradabilidad para el animal".

Juan Martínez Dodda. SAN LUIS. ENVIADO ESPECIAL
Especial para Clarin Rural

Temas en esta nota

    Cargando...