Con aumentos se recupera la industria local

La facturación de las empresas nacionales creció a niveles de su mejor momento, pero con ventas que cayeron a la mitad de unidades. Se debe al fuerte aumento que registraron las maquinarias en los últimos años.

17deNoviembrede2009a las07:26

Desde hace rato El Enfiteuta viene señalando que pese a la caída de las ventas de la maquinaria agrícola, sobre todo la producida en el país, la facturación no baja por el mismo ascensor, principalmente debido a una importante diferencia de precios en los nuevos productos.

Tras la etapa más dura del conflicto entre el campo y el gobierno –evidentemente aún no resuelto– la facturación por la venta de maquinaria nacional se derrumbó en el primer trimestre del año.

Según datos que releva el Indec, aportados por la misma industria, durante el momento más fuerte de la crisis internacional –entre enero y marzo de este año– la facturación de las industrias locales cayó a 107 millones de pesos, un 61% menos en términos interanuales.

La misma variación negativa se registró en las unidades vendidas en el mercado local que pasaron de 3.310 máquinas a tan solo 1.300 entre un año y otro, tomando el primer trimestre.

Ello computando los cuatro rubros principales: cosechadoras, tractores, sembradoras e implementos como los cabezales para cosechadoras, acoplados tolva, pulverizadores autopropulsados, y fertilizadoras, entre otros.

Pero a partir del segundo trimestre, si bien la venta de unidades se mantuvo con retrocesos respecto de años anteriores, la facturación de la industria nacional comenzó a recuperarse bien.

Así fue como las ventas entre abril y junio tocaron los 324,6 millones de pesos, contra 382 millones registrados en los mismos meses de 2008. Es decir que la caída de la facturación se desaceleró respecto del primer trimestre y pasó de -61% a -15%.

Sin embargo ya se notaba un desacople respecto de las unidades vendidas que si en el primer trimestre habían caído un 61%, en el segundo se retrajeron un 30%. En pocas palabras mientras la baja en la venta de unidades duplicaba a la caída de la facturación.

Así se llegó al tercer trimestre de este año con una facturación total de las empresas nacionales de 416,7 millones de pesos. Estos ingresos representaron una suba del 3% medido contra el mismo trimestre de 2008. Pero qué pasó con las cantidades vendidas.

Mientras que entre julio y septiembre de 2008 se colocaron 3.302 unidades, en el mismo lapso de este año las ventas totalizaron 2.647 máquinas, siempre según el relevamiento del Indec. Quiere decir que en términos interanuales las cantidades vendidas se redujeron un 20%, pero que paralelamente la facturación aumentó en unos 57 millones de pesos.

Esta situación solo se explica por el aumento de precios que en términos globales (haciendo un combo con toda la maquinaria que releva el Indec) hace que el valor de los fierros nacionales represente el 81% del precio de los importados.

Esa misma relación fue creciendo con el tiempo a pasos agigantados. En 2002 una máquina local valía apenas la quinta parte de otra importada, y llegó a ubicarse en un 77% del valor respecto de las extranjeras hace un año. Ahora se da la relación más alta de los últimos siete años.

De allí que la creciente facturación de la industria nacional, luego del bajón en los comienzos del año, le da un respiro a las empresas vernáculas luego de haber recorrido los medios mostrando una panorama terminal.

Esa situación ahora parece totalmente superada ya que la facturación de la industria argentina quedó a la menor distancia desde 2002 de su momento de mayor ingreso por ventas.

Esta cúspide se logró cuando las ventas de maquinaria arrojaron ingresos por 424 millones de pesos a fines de 2007, mientras los argentinos ungían a Cristina Fernández presidenta y las retenciones a la soja pasaban del 27,5 al 35%.

Entonces las empresas local

Temas en esta nota

    Cargando...