Para sostener los descuentos, los bancos cobran hasta 3 veces más por una tarjeta

Las entidades ya exigen hasta $ 4.500 de sueldo “mínimo“ para otorgar una primera tarjeta de crédito; cuando, hace sólo seis meses, ese límite no superaba en el sistema los $ 2.000.

18deNoviembrede2009a las07:39

 Las enormes inversiones en promociones y descuentos que, quieran o no, los bancos están obligados a sostener por algún tiempo más, entre sus clientes, llevaron a las grandes entidades del sistema a aumentar fuertemente las comisiones que cobran por sus tarjetas de crédito, y a endurecer los requisitos que exigen para adquirirlas. Un último estudio del Banco Central reveló que, en sólo seis meses, se triplicaron los gastos de renovación que deben pagar los titulares de los plásticos, se multiplicó por dos el ingreso mínimo requerido y subieron entre 12% y 18% -en promedio- los gastos administrativos.

Según este informe, los bancos ya exigen a sus nuevos clientes hasta $ 4.500 de sueldo “mínimo” para entregarles su primera tarjeta de crédito, cuando hace sólo seis meses, ese límite no superaba en todo el sistema los $ 2.000. Desde entonces el ingreso mínimo promedio aumentó un 70%, y pasó de los $ 650 a los $ 1.100. “Sucede que durante muchos años no aumentamos nada, y en algún momento teníamos que hacerlo. La verdad es que la razón no es una sola. Todo aumenta”, justificó un banquero a este diario. Dentro del sector reconocen que en los nuevos precios de las tarjetas influyen fuertemente los descuentos y promociones que lanzaron el último año.

Sobre la base de los balances de los bancos privados, El Cronista estimó que, durante el primer semestre de este año, los descuentos en tarjetas de débito representaron un costo para todo el sistema de $ 620 millones (ver recuadro).

Las tasas de las tarjetas de crédito se mantuvieron relativamente estables en estos seis meses, y se trasladaron levemente desde un rango de entre 32,7% y 37,4% a uno de entre 33,6% y 36,5%. El seguro de vida mostró, incluso, una reducción marginal, del 0,4% al 0,3% en el nivel máximo registrado por el Central. Lo cierto: que, aún con estas concesiones, el titular de una cuenta ya debe pagar entre $ 6 y $ 10 por gastos administrativos, y entre $ 44 y $ 150 por la renovación del plástico.

Las nuevas subas están en línea con las que, el mes pasado, ya había informado el mismo régimen de transparencia del Central para las cajas de ahorro. Su mantenimiento aumentó un 100% en cinco meses, y hoy ya puede pagarse por éstas hasta $ 25 en los bancos de primera línea. Las extracciones fuera de la propia red de cajeros automáticos tuvieron un incremento similar, y actualmente muestran un máximo de $ 6.

En las entidades explican que el incremento aparece prácticamente “despreciable” si se considera la enorme cantidad de descuentos y beneficios para sus clientes que pusieron en marcha durante este año. “Aparte de la calidad del servicio, hay toda una estructura detrás, con una enorme cantidad de sucursales y de cajeros. Todo esto es un factor diferencial por el que la gente está dispuesta a pagar más”, agregó el banquero.

El subgerente de Marketing para individuos del Standard Bank, Rodolfo Lazarón, aseguró que, al menos en su entidad, esta política tiene asegurada una larga vida: “El balance ha sido positivo en general. El cliente genera mayor transaccionabilidad con los productos, y a la larga terminamos siendo su banco principal, que es lo que en definitiva buscamos”, explicó.

El gerente de tarjetas del Banco Galicia, Sergio Kahan, planteó que contra lo que dicen muchos el programa de descuentos “es positivo por todos lados: tenemos un incremento de los clientes actuales, y hoy estamos ganando participación en el mercado”. Su entidad percibe el 70% del volumen de las compras de sus clientes a través de las tarjetas de crédito, y el 30% restante en las de débito.


Ignacio Oliv

Temas en esta nota

    Cargando...