El maíz de segunda: una opción rentable

Con buen manejo y paquete tecnológico el cultivo puede alcanzar rindes de hasta 70 qq/ha en la región pampeana. Estiman que en esta campaña se podrían sembrar unas 200.000 hectáreas.

Por
20deNoviembrede2009a las10:10

En nuestro sistema productivo es habitual la siembra de soja de segunda sobre el trigo cosechado, en un porcentaje cercano al 61% de esa superficie. Pablo Ogallar, gerente de Semillas de Monsanto, estimó que, en la presente campaña, sobre una siembra de 2,7 M/ha de trigo podrían implantarse cerca de 200.000 ha de maíz de segunda.

La participación de este cultivo en la rotación impacta en la performance de la soja de primera del próximo año. "Como antecesor, el maíz eleva los rindes en un promedio del 16%, en comparación con la soja", destacó.En este punto, estos incrementos son aún mayores en ambientes de bajo rendimiento. Según explicó el gerente, en lotes con rindes de 2 a 20 qq/ha, el incremento puede llegar al 25%. En ambientes con rindes de 21/27 qq/ha, mejoran en un 15%, y en ambientes de alta performance (28 qq/ha y más), alcanza un 7%.

Estos beneficios, según destacó, se podrían visualizar en la zona norte de Bs.As., Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, sur de Corrientes, San Luis y norte de La Pampa. “Hacia el sur de la provincia de Buenos Aires, si bien se registran buenas experiencias en Tandil, el riesgo de heladas es mayor”, destacó.

El maíz de segunda, además de contar con una mejor respuesta a un eventual atraso en la fecha de siembra, posee un mejor margen bruto con respecto a la soja. “En una rotación trigo-maíz de segunda/soja, en campos propios genera una ecuación de 206 u$s/ha mayor a la de trigo-soja”, afirmó.

En este contexto, con buen manejo de siembra y paquete tecnológico, Ogallar sostuvo que el maíz de segunda permite rindes de hasta 70 qq/ha, un margen bruto de hasta un 38% en relación a la soja de segunda, y una excelente competencia con trigo/soja 2ª, aun en campos alquilados. Otro aspecto a tener en cuenta es el balance nutricional que brinda un maíz de segunda.

En una rotación trigo/maíz, el aporte de carbono orgánico al suelo es de 8,5 t, y el aporte mínimo para mantener este stock es de 4 toneladas. De este modo, el trigo/maíz permite duplicar este valor.

El profesional destacó que, económicamente, el equivalente de extracción de nutrientes del maíz de segunda es de 34 $/ha, mientras que en soja de segunda asciende a $44. "Un buen manejo del balance nutricional mejora el margen bruto del maíz hasta un 12%", destacó.

En este punto, el aporte de alto volumen de rastrojos brindará cobertura por un extenso período posterior a la cosecha de maíz.

Entre otros beneficios agronómicos, esta rotación presenta una menor probabilidad de aparición de resistencia a malezas, menor incidencia de enfermedades y plaga, y una extracción más equilibrada de nutrientes.

En forma adicional, al aplicar principios activos diferentes al glifosato, como acetoclor y atrazina, también disminuye el riesgo de aparición de resistencia a malezas.

(nota publicada en la edición de hoy del Semanario Infocampo)

Temas en esta nota