El trigo muestra sus nuevas caras

DonMario exhibió en Chacabuco el rumbo que lleva para crecer con el cultivo en la Argentina y en otros países.

Por
21deNoviembrede2009a las08:28

El cultivo del trigo apuesta a recuperar su lugar en los sistemas agrícolas, tras la fuerte caída de la superficie de siembra, afectada por la falta de lluvias que lo retrajo hasta los 2,8 millones de hectáreas implantadas en la actual campaña.

Así lo manifestaron productores y asesores técnicos, al participar de una jornada a campo organizada por DonMario en Chacabuco, donde se lució la genética de la empresa, en ensayos con fechas de siembra y densidades, y se debatió sobre el futuro del cereal.

"El trigo va a volver a crecer", aseguró Ignacio Parodi, gerente del Producto Trigo de DonMario, y detalló que países como Uruguay y Bolivia duplicaron sus áreas sembradas en el último ciclo. En tanto, Brasil ya alcanzó los 2,6 millones de hectáreas y Paraguay 600.000. En conjunto, la región representa casi 7 millones de hectáreas y, a su entender, podría llegar a 12 millones.

"En la Argentina, en tres años podríamos volver a producir 6 millones de hectáreas, si el clima y la política acompañan", dijo al anunciar que la compañía se alió con la firma europea Limagrain, uno de los principales jugadores mundiales en trigo, para investigar nuevas variedades y eventos biotecnológicos (Ver Una alianza...). "La apuesta es estar a la vanguardia tecnológica, no sólo con la mejor genética, sino también con todas las nuevas tecnologías disponibles", afirmó.

Jorge González Montaner, reconocido asesor, destacó que el trigo es imprescindible para la rotación, con diversas utilidades según la zona: en el Norte se busca favorecer el balance de carbono y la cobertura del suelo, mientras en Chacabuco aporta a un margen económico importante como doble cultivo, y en el Sur es la principal fuente de ingresos, con altos rindes. "Hay que ver al trigo más allá de la coyuntura, porque es una parte fundamental de la sustentabilidad de los sistemas", concluyó.

Esta visión fue compartida por productores y asesores. Jorge Peralta Martínez, de Salto, indicó que en su campo optó por la variedad Atlax, de ciclo corto, sobre un lote de maíz afectado por la sequía, con buena fertilidad. "El trigo es importante para la rotación, por la cobertura y por la posibilidad de acortar el año financieramente". Además, destacó que los buenos rindes que obtiene por la mejora en genética acompañan sus decisiones.

Ignacio Feola, de 25 de Mayo, lamentó que, en los establecimientos que asesora, el trigo pasó a ocupar sólo un 15% en el esquema agrícola. La situación repercute en el ingreso de las empresas y en la nutrición de los suelos. No obstante, destacó la importancia en la rotación por la cobertura y la diversificación de riesgos.

En la misma zona, Eduardo Devoto advirtió que los cultivos están atravesando el llenado de granos con falta de agua, que se suma a las heladas y el ataque de enfermedades que tuvieron durante su ciclo de crecimiento. Si bien ya adoptó estrategias para hacer frente a estas limitantes, subrayó: "tratamos de no caer, de seguir asesorándonos y de incorporar nuevas tecnologías. Creemos que esto se tiene que dar vuelta y hay que seguir en carrera".

En Lincoln, pese a haber sembrado con buena humedad, las lluvias fueron escasas durante la campaña, que registró altas temperaturas. Sin embargo, Martín Petroni, asesor de la zona, apuntó que, a futuro, si mejoraran las condiciones climáticas y las expectativas del Gobierno, muchos productores volverían a apostar al trigo, también porque permite a los productores tener liquidez para afrontar los gastos de la campaña de soja. Que así sea.

Temas en esta nota

    Cargando...