Dudas en la campaña de soja

Hay problemas por la mala calidad en semillas y atraso en la implantación en las zonas donde se registraron excesos hídricos o persiste la sequía; se podría resignar el rinde potencial, según los técnicos.

28deNoviembrede2009a las08:12

En una campaña en que la soja se perfilaba para batir récords de siembra y producción, unas cuantas dudas se perfilan en el horizonte. En este ciclo se registraron trastornos en la calidad de semillas por el estrés de la última sequía. Fue un golpe para los productores que se guardan semilla. Además, también hubo lotes de semilleros afectados, pero fueron descartados. En el medio, se registraron faltantes puntuales de algunas variedades. Esto porque hubo productores que concentraron su demanda en la variedad que tuvo algún problema en su campo.

Hasta el momento, en el país se implantó casi la mitad de los 19 millones de hectáreas proyectados. Para recordar, sólo se siembra entre el 20 y el 25% de semilla fiscalizada.

Una decena de técnicos de diferentes regiones dio cuenta del problema en la calidad de semillas, con semillas de poco vigor y poder germinativo.

"La sequía de la campaña pasada tuvo un doble efecto en la semilla. Afectó el llenado de granos en un nivel tal que tuvo un impacto sobre el poder y energía germinativa de la semilla. Además, cuando el contenido de humedad de la planta permitía la cosecha, la semilla estaba demasiado seca y durante la cosecha ocurrió en muchos casos daño mecánico", señaló Héctor Baigorri, consultor en elección y manejo de cultivares de soja y director técnico de Planeta Soja. Para Baigorri, hay faltantes de semilla de buena calidad.

Desde Reconquista, Santa Fe, Oscar Faccioli relató que de los lotes que se conservaron para darle destino a la siembra hay "muchos con baja energía y/o poder germinativo". "Esto determina una nueva eliminación de lotes que no cumplen con los requisitos de poder germinativos para lograr una buena siembra", precisó.

Gabriel Martínez Soto, de la firma Agros Soluciones en Córdoba, también coincidió que hay "mucha semilla de mala calidad, con poder germinativo excesivamente bajo, por las malas condiciones de cosecha de la campaña pasada". Según Luis Calvo, de la misma empresa, en los casos de faltantes de semillas de calidad hay productores que suplieron esto con semillas de menor poder germinativo y aumentando los kilos por hectárea.

Pero para Alberto Marchionni, productor de Hughes, en el sur de Santa Fe, los problemas con las semillas van a tener un impacto en los rindes. "Por mala distribución, con espacios sin plantas y espacios con exceso de densidad de plantas. Esto se debe a que para compensar la mala calidad [los productores] aumentan los kilos de semilla a sembrar", indicó. Según el productor, en esa zona ya se observan lotes irregulares, en los que no hay uniformidad.

Considerando que todavía falta sembrar la mitad de la superficie proyectada, Marchionni recomendó realizar los análisis en laboratorios autorizados. "Ver análisis con fungicidas porque, si el problema es fúngico, se puede aumentar el PG (poder germinativo) a niveles en que se pueda sembrar. Si los parámetros de vigor están por debajo del 75% y el PG por debajo del 85%, no se debería utilizar esa semilla. Muchos, ante el problema de la baja germinación, aumentan los kilos a sembrar: nunca logran la densidad esperada", advirtió Marchionni.

Martín Díaz-Zorita, consultor de DZD-Agro y gerente de Desarrollo de Nitragin, aconsejó realizar con cuidado los tratamientos de las semillas al inocular y al aplicar fungicidas. "Hay que sembrar en las mejores condiciones posibles para lograr una rápida emergencia, principalmente en suelos húmedos y en las primeras fechas de siembra con adecuada temperatura", dijo.

Por el lado de los semilleros, aseguran que aún tienen disponibilidad de semillas. "Pueden estar faltando algunas variedades, pero nosotros tenemos", dijo Claudio Santa

Temas en esta nota

    Load More