Industriales temen que una fuerte puja salarial en 2010 acelere la inflación

Advierten que reclamos salariales desmesurados y un tipo de cambio anclado atentarían contra la competitividad del sector. Piden contener la inflación en 15%.

01deDiciembrede2009a las07:54

El inicio de la recuperación económica y el creciente grado de conflictividad social en reclamo de mayores ingresos hicieron resurgir los temores del establishment a que en 2010 se desmadren los reclamos salariales y, como consecuencia de ello, se acelere la inflación.

Así quedó de manifiesto durante la 15º Conferencia Industrial Argentina de la UIA, que se realiza hasta hoy al mediodía en el hotel Sheraton de Pilar. Según el consenso de los industriales, la economía comenzó a mejorar luego de la fuerte caída de demanda sufrida tras la crisis y se proyecta un crecimiento de entre 3% y 5% para el año próximo. Pero reclamos salariales desmesurados y un tipo de cambio anclado atentarían contra la competitividad del sector, advirtieron varios empresarios consultados por El Cronista, quienes también se mostraron preocupados por una eventual disparada inflacionaria. Si este año, con crisis, la suba de precios rondó el 15% –según las estimaciones privadas–, en 2010 la cifra oscilaría entre ese valor y 20%, alertaron los directivos.

“Si vamos a convalidar aumentos salariales de 25%, estamos en una economía inflacionaria. Los precios podrían subir entre 20% y 30%, cuando deberíamos tener una inflación de 2% o 3%. Me gustaría ver una lucha verdadera contra este flagelo”, advirtió el titular de FIAT, Cristiano Rattazzi. El empresario, quien se mostró muy optimista con el rumbo actual de la economía, no considera, sin embargo, que el nivel de conflictividad actual es preocupante. “Es normal; pasa en todos los países”, aseguró.

En cambio, el director de Aceitera General Deheza (AGD) y vicepresidente de la UIA, Miguel Acevedo, sí manifestó inquietud por lo que pueda ocurrir en materia de conflictividad social y laboral y afirmó que subas salariales de 25% el año próximo “pondrían en riesgo a las empresas” y generarían una “espiralización inflacionaria”. De todas maneras, su perspectiva es que los precios subirán lo mismo o menos que este año, es decir, entre 10% y 15%.

Este fue uno de los principales temas de discusión que mantuvieron durante el almuerzo los dirigentes de la cúpula de la UIA, el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna y los CEO de Arcor, Luis Pagani, y de Techint, Paolo Rocca, quienes sorprendentemente coincidieron en esta conferencia, de fuerte tinte opositor.

Desde hace varios años que Rocca y Pagani no se muestran juntos en un evento de estas características. Incluso, no participaron del reciente coloquio de IDEA, que también tuvo una impronta antioficialista.

El secretario de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, también se refirió a la inflación y los reclamos salariales. “La inflación preocupa, sobre todo, la falta de transparencia. Al no saber el número, cada uno hace estimaciones para arriba. Los trabajadores piden más y las empresas que pueden dan aumentos mayores a la inflación, por lo cual se termina creando una expectativa inflacionaria”, consideró De Mendiguren.

El ex ministro de la Producción agregó que la discusión salarial será diferente en cada sector. Los gremios, según De Mendiguren, “son los primeros que saben cómo está la empresa y cuando la cosa funciona, los reclamos son fuertes”. “Igualmente –añadió– prefiero que haya discusión porque significa que hay sobre qué discutir. En los ’90, la discusión era nicho o bóveda”.

Lavagna también se refirió, en su discurso, a las negociaciones salariales y a los precios. De acuerdo con el ex ministro, “una tasa de inflación de entre 15% y 17% es cinco veces la del mundo, 20 veces la de los países desarrollados y tres veces la de América Latina” y, a su vez, remarcó lo que todos los empr

Temas en esta nota

    Cargando...