La UIA teme más intervenciones del Gobierno en las empresas

Méndez pidió tres veces resguardar la propiedad privada; preocupa el "control" de compañías

02deDiciembrede2009a las07:58

El borrador del discurso de Héctor Méndez, presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), pasó ayer por varias manos. Era la mañana en el hotel Sheraton, donde terminó la 15a. conferencia fabril, y el empresario del plástico lo testeó con colegas de la junta directiva de la entidad. Tenía que leerlo en el cierre del acto, antes del almuerzo, y algunos le aconsejaron ser más explícito y reiterativo con una cuestión que tiene a todos nerviosos desde hace un tiempo: el resguardo de la propiedad privada.

Méndez les señaló los tres párrafos en que él insistiría en el tema y afirmó que alcanzaba sólo con mencionar la Declaración de Washington del Grupo de los 20 (G-20), aprobada en noviembre de 2008 por el propio Gobierno. Así lo leyó ante casi 800 ejecutivos: "Las reformas frente a la crisis sólo tendrán éxito si están sólidamente fundamentadas en el imperio de la ley, el respeto a la propiedad privada, la libertad de comercio e inversión, así como en unos mercados competitivos con sistemas financieros eficientes y eficazmente regulados", repitió. Su discurso tenía otras dos menciones al respecto.

¿Cree que puede haber más intervenciones del Gobierno en las empresas, Méndez?, le preguntó después LA NACION. "Y... si le dijera que no estoy preocupado, le estaría mintiendo -contestó-. No soy capaz de imaginar el próximo paso. Estoy tan sorprendido últimamente que no sé qué pensar. Por eso lo incluí en el discurso. Yo estuve ahí, en la reunión del G-20, con la Presidenta." La mañana venía cargada. Cristiano Rattazzi, presidente de Fiat Auto, había sacudido a varios desde temprano, en conversación telefónica con la periodista Magdalena Ruiz Guiñazú, por radio Continental. "Cuando se hizo la peor de las confiscaciones, que fue la de las AFJP, donde le robaron a la gente, no vi a tanta gente de la oposición diciendo que era una barbaridad. Ahora se dan cuenta de que fue una barbaridad. Esta gente se llevó la plata de muchos ahorristas", disparó.

Rattazzi es a menudo aplaudido a escondidas por algunos de sus pares. Días atrás, empresarios de inmejorable relación con la Casa Rosada lo felicitaron con una palmada: "Seguí así -le dijeron-. Como sos inimputable, decís muchas de las cosas que nosotros no podemos".

Ayer, en uno de los paneles, el senador radical Ernesto Sanz, uno de los más Aplaudidos y elogiados en la conferencia, fue bastante más allá con el tema: "Embaten contra ustedes. El poder, por primera vez en la Argentina, mutó la clásica corrupción de funcionarios que se enriquecen con coimas: ahora el poder se queda con las empresas, se queda con los sectores. Hay que resistir hasta el 2011, señores".

En una línea, la UIA resumió toda esta preocupación en el extenso documento difundido en Pilar, una fuente inagotable de asuntos callados en el transcurso de los últimos seis años: habla de las dudas generadas acerca del Indec, a lo que se suma, agrega el texto, "la política comercial interna, basada en un control sobre las empresas y precios [...], que atentó contra la producción y el empleo".

El mismo día de conocido el trabajo, Ricardo Lorenzetti, presidente de la Corte Suprema de Justicia, advirtió, en términos generales y aclarando que no hablaba del presente -como lo hace desde hace meses en cada intervención pública-, la necesidad de resguardar la propiedad privada. Y hace un mes, en Mar del Plata, durante el coloquio de IDEA, uno de los hombres de negocios más poderosos de la Argentina se salió de las casillas en una acalorada discusión con LA NACION y soltó, acaso sin reparar demasiado en lo que decía: "Usted no entiende. Néstor está loco. Nos va a terminar expropiando a todos".

Aun así, las comparaciones no van a la Venezuela de Hugo Chávez. "No se eq

Temas en esta nota