El acercamiento al campo detonó en la UIA internas entre grandes y medianas

El acercamiento de la industria al campo y su posicionamiento más crítico contra el gobierno nacional detonó en la Unión Industrial Argentina (UIA) internas entre grandes y medianas empresas que cruza los tradicionales lineamientos entre liberales y desarrollistas.

Por
17deDiciembrede2009a las08:07

Al informarse oficialmente anteanoche que la concurrencia de los vicepresidentes Luis Betnaza (Techint), Miguel Acevedo (AGD) y Federico Nicholson (Ledesma) al acto del campo del 10 de diciembre fue en representación oficial y no personal, el presidente de la central fabril, Héctor Méndez, bajó el martillo y dejó bien en claro la postura del la UIA de plantarse más en la vereda de enfrente del gobierno.

La base del grupo interno Industriales –que en Santa Fe tiene como referentes a Guillermo Moretti y a Carlos Garrera– venía mostrando reticencias de tanto acercamiento al campo, porque si bien sostienen la necesidad de cambios en el modelo productivo (tipo “service) no están tan de acuerdo con el rechazo pleno (hasta ideológico) que encarna la dirigencia ruralista.

Desde este sector todavía siguen sosteniendo que la invitación de la Mesa de Enlace fue de palabra y que no hay ninguna acta aprobada donde se diga que va a haber representación orgánica de la UIA al acto del campo, por más que ahora lo diga así Méndez.

Era descontado el acercamiento de la línea interna Celeste y Blanca (más liberal y con fuerte incidencia de las alimenticias, como Arcor y AGD) al campo, sobre todo por la crispación ideológica que hay hoy en Buenos Aires entre el establishment y el gobierno nacional.

Pero los rebeldes tampoco pudieron logar que Techint, el máximo referente del grupo Industriales –de perfil más desarrollista, con buena llegada a pymes del interior y desde donde dieron batalla al acercamiento al campo “los rebeldes”– se negara a estrechar lazos con la Mesa de Enlace.
Es más, la arenga del presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, a “descabezar” el gobierno de Buenos Aires les sirvió para insistir que la UIA no tiene que estar tan cerca del campo con posiciones tan extremas, que exceden los debates sobre políticas económicas. .

Así fue que esta división fue interpretada en las bases de Industriales como la muestra de una diferencia de intereses y posturas entre las grandes y las medianas industrias, y señalan que es AEA, la entidad que reúne a las principales empresas (entre ellas Clarín), la que ahora le está marcando el paso a seguir a la cúpula de la central fabril.

Si bien nadie habla de ruptura o “UIA paralela”, hay claras señales de distanciamiento. Por ejemplo, ayer se presentó en Buenos Aires el “El Instituto para el Desarrollo Industrial y Social Argentino”, un centro de estudios apuntalado por la industria metalúrgica (Adimra), que conduce Juan Carlos Lascurain (que también militó contra el acercamiento total al campo) y que será presidido por Miguel Peirano.

Temas en esta nota