Recomiendan bonos cortos en dólares para aprovechar el ‘efecto Bicentenario’

Los operadores del mercado aplaudieron la iniciativa oficial de garantizar el pago de la deuda. Sumado al canje con los holdouts, habría más apetito por los activos argentinos.

Por
18deDiciembrede2009a las08:01

El mercado de títulos públicos recibió otra buena noticia con la creación del Fondo del Bicentenario. Básicamente, garantiza que los pagos de deuda en 2010 están totalmente cubiertos. Eso, sumado al lanzamiento de la oferta de canje a los holdouts, alimenta el apetito inversor por los bonos. Incluso a pesar de que hayan desaparecido las híper-tasas de rendimiento. Pero en un mundo en el que el retorno que se paga es escaso (en medio del ciclo de tasas cero a nivel mundial), la apuesta por títulos argentinos cobra aún más ímpetu.

Para aprovechar esta coyuntura, en las casas de bolsa de la city porteña recomiendan principalmente a los bonos cortos en dólares. Algunos creen que el actual tipo de cambio es el piso y que, teniendo en cuenta eso, todavía se encuentran rendimientos de dos dígitos en moneda dura.

“Los bonos en dólares más cortos, como el Bonar 11 y el Boden 2012 resultan los más atractivos para aprovechar la coyuntura. Tienen rendimientos considerablemente mayores que los de títulos similares en la región y los pagos de cupones parecerían asegurados. El Bonar 11 rinde unos 750 puntos básicos más que un par suyo brasileño. Más que nunca, a esta altura el diferencial resulta excesivo”, dice la consultora Delphos Investment.

En la misma línea, Federico Desprats, analista de Intervalores Sociedad de Bolsa, señaló que la mejor apuesta serían estos títulos que tienen una corta duration (vida promedio del bono) y que pagan renta y capital en moneda dura. “Hay que comprar bonos cortos en dólares, no los largos porque los rendimientos no son muy distintos y están susceptibles a que impacte algún ruido local o internacional. Como regla general, el que entra al mercado tiene que ser aquél que espera por la amortización y renta, no tanto por suba de precio porque el margen es menor”, explicó el analista que recomienda el Bonar 11 y el Boden 12 y 13.

Desde Puente Hermanos, remarcan que el objetivo del Gobierno cuando creó el Fondo “es despejar cualquier tipo de duda que se pueda tener sobre la capacidad de hacer frente a los pagos del próximo año y ya se habla de la posibilidad de realizar licitaciones para pagar vencimientos por adelantado para reducir el costo financiero”. Dicen que si bien la noticia es positiva, creen que el principal driver para una apreciación de los bonos argentinos continúa siendo la materialización del canje para los holdouts que, de ser exitoso, le permitiría a la Argentina retornar a los mercados de deuda en 2010.

Los analistas de Puente dicen que para un perfil de riesgo moderado, aparece en el tope de la lista el Boden 15 que presenta el mayor rendimiento (12,2%) y la menor paridad (80%) dentro de la curva de bonos en dólares, lo que representa “un interesante potencial de apreciación de capital para aquellos tenedores que decidan mantener el bono hasta su vencimiento”. Para perfiles de riesgo más agresivos, habría oportunidades en las emisiones en pesos. Ahí recomiendan al Bonar V, el Bogar 18 y el cupón del PBI, entre otros. El Bonar V es un bono para aquellos inversores que busquen un rendimiento interesante en pesos (17,9%), un cupón relativamente alto (10,5% pagadero semestralmente). El Bogar 18 surge como la mejor opción dentro de la curva de rendimientos de bonos ajustables por inflación. En Portfolio Personal creen más acertado invertir no tanto teniendo en cuenta el “efecto Fondo de Bicentenario” sino más bien el resultado del canje de deuda. Si es positivo, dicen, los títulos en pesos más largos son los que más potencial de suba tendrán.

Temas en esta nota