La ganadería, nunca tan comprometida

Los datos surgieron tras la segunda vacunación realizada por la Fubarosa y se comparan respecto del período 2007/08· De un total de 168·058 vacunos se pasó a los actuales 109·182 (32 por ciento menos)· Así, los ciclos productivos seguirán comprometidos, por lo menos, dos años más.

28deDiciembrede2009a las10:55

La presunción del terrible momento que atraviesa la ganadería en los distritos de Bahía Blanca y de Coronel Rosales quedó ratificada, ayer, con los números oficiales brindados por la Fundación Bahía Blanca Rosales para la Sanidad Animal (Fubarosa), tras la conclusión de la segunda vacunación antiaftosa del año que termina.

Si se comparan los dos últimos períodos, la disminución en el número de animales es del 35,03 por ciento. En 2007 se vacunaron 168.058 bovinos; en 2008 fueron 161.411 y este año se bajó a 109.182. En caso de segmentar los últimos doce meses, la caída es del 32,36%.

"No recuerdo algo parecido, ya que nunca vacunamos 110.000 cabezas en los últimos veinte años. Teníamos un promedio de 170.000 animales y picos de 187 mil", comentó Jorge Grimberg, titular de la Fubarosa y de la Asociación de Ganaderos y Agricultores de Bahía Blanca.

No resulta menor la caída en la producción de terneros y de terneras, ya que el porcentaje negativo trepa al 46,32% y al 46,69, respectivamente, si se comparan los dos últimos años, pero no es diferente en relación a 2008: 44,8% y 45,3%. "La falta de terneros no será sólo para 2010, sino que se acumularán por dos campañas. El futuro, de esta manera, está seriamente comprometido", agregó.

El porcentaje de preñez para el segundo segmento de vacunación de 2007 fue del 67%, en tanto que el año siguiente subió al 72, pero ahora bajó el 50%. "El estado corporal de la vaca es determinante para la baja de preñez. Ahí hay que encontrar las razones", dijo.
Grimberg sostuvo que si en 2006, cuando se cerró la exportación de carne, se hubiera contado con una rentabilidad normal, los ganaderos habrían "hecho caja" para seguir invirtiendo.

"La política de los feedlots y de la caída del peso de faena fueron determinantes para que los productores se empezaran a retirar", aseveró. En la búsqueda de otras razones, y sin dejar de reconocer las consecuencias de una sequía también histórica, el doctor Grimberg le apuntó a la falta de proyectos adecuados por parte del gobierno nacional.

"Al tener políticas que generaron una baja rentabilidad y una oferta constante basada en subsidios, si no se producen terneros en determinado momento, no habrá feedlots ni gordo ni producción de carne. Esto es simple", comentó.

"Los que pagaron esta fiesta son los criadores, porque todos ajustaron sobre ellos. Por eso decimos que este sistema de compensaciones atenta contra el productor genuino, así como muchos invernadores desaparecieron por falta de rentabilidad y competencia desleal y terminaron transformando sus campos al pasar a la agricultura", explicó.

"La falta de inversión en el sector por la escasa expectativa de rentabilidad también provoca consecuencias en los pocos que quedan", aseveró. "Muchos vendieron sus vacas en 400/500 pesos. En el remate de esta semana se negociaron entre 1.000 y 1.100 pesos. Pregunto: ¿Cómo se repone esto?", indicó. El doctor Grimberg mencionó que hay que mejorar la relación vaca/ternero, porque sin rentabilidad no se puede seguir.

"El productor está totalmente desfinanciado. No dejo de admitir que, quizá, con la baja del número de hacienda y la oferta de forraje se pueda elevar el número de bovinos, pero también sé de muchos productores que no les han echado toros a la vacas porque su estado es malo", sostuvo. "Por eso es que para 2010 la producción de terneros no será mejor que ahora. Y ahí incide el mal estado de la vaca", acotó.

Citó la excepción de aquellos productores que estén implementando herramientas como el destete precoz e hiperprecoz

Temas en esta nota