El Banco Central empuja el valor del dólar y repite un truco de fin de año

La suba del tipo de cambio ayuda al Banco Central a mejorar su balance, obtener mayores utilidades y así engrosar una de las principales fuentes de financiamiento del Gobierno en 2010.

Por
30deDiciembrede2009a las07:57

La costumbre que caracterizó a toda la gestión de Martín Redrado se vuelve a cumplir, también esta vez, a rajatabla: levantar al dólar en los últimos días del año o, más precisamente, en los días que separan a la Navidad del Año Nuevo –como lo hizo desde 2004 hasta hoy–, y mejorar así los números del Banco Central a unos pocos días del cierre de su balance. Ayer, la operatoria oficial logró elevar en tres centavos la cotización del billete a $ 3,84, y permitió sostener un mito que existe al respecto en el mercado: en cada víspera de Año Nuevo, el Central alienta una suba del tipo de cambio para, mediante un efecto contable, reportar mayores utilidades en el balance de la entidad y engrosar lo que será una de las fuentes de financiamiento del Gobierno al año siguiente.

Ayer, el BCRA volvió a meterse de lleno en el mercado, con compras a futuro a precios más que atractivos para los plazos que vencerán hoy. “Se operó con mucha volatilidad, y todos los plazos de los contratos cerraron arriba. Subieron bastante las posiciones cortas, como diciembre (un 0,71%) y enero (0,52%). El volumen fue grande: se negociaron u$s 462 millones”, contó un operador. Con esto, Redrado logró levantar el valor de la divisa mayorista y aproximarse al precio de $ 3,83 que hace tiempo ya habían estimado en el mercado para el dólar de fin de año. En futuros, el contrato a diciembre pasó de $ 3,8010 a $ 3,8280; en el mercado mayorista, la divisa avanzó 2,7 centavos, a $ 3,825; y en el minorista, tres centavos, a $ 3,84.

“La jugada del Central fue más que marcada para que rápidamente el precio del dólar subiera por ascensor, llegando a un máximo de $ 3,8320. Una vez que se sintió cómodo, jugó al sube y baja: el precio pasó de $ 3,81 a $ 3,8360; bajó a $ 3,8210 para subir a $ 3,8310 y cerrar en $ 3,8250”, comentó a este diario el analista de Zonabancos.com, Gustavo Giraldez. Según los operadores, el Central se retiró a media rueda cuando la cotización tocó $ 3,831; y desde entonces el sector privado empezó a liquidar dólares y empujó a la divisa hacia abajo.

Desde la entidad, una fuente se esforzó en remarcar la idea de que “la intervención en futuros no fue relevante” y que, en realidad, la suba del tipo de cambio “tuvo que ver con algo que viene pasando en los últimos días: que como algunos bancos quedan sobrevendidos en el mercado, hacen fuertes ventas en las primeras horas de la jornada, y después recompran”. Con todo, en el mercado señalan que la demanda del sector privado hoy prácticamente no tiene peso.

Para Lucas Lainez, un operador de Puente, “lo que hizo el Central fue intervenir de una forma importante en el mercado de futuros, sobre los contratos de corto plazo, y eso hizo que en el spot el mercado se acomodara positivamente”. No descartó que en esto existiera un interés del Central en cerrar su balance con mejores números. “Seguramente, faltando dos días para el cierre del año habrá aprovechado la jornada alcista que se vio en los mercados, en la que una apreciación de la divisa no le cambia la forma de pensar de los inversores, para a lo mejor acomodar algunos números”, continuó. Con él coincidió el economista Aldo Abram: “Puede que al Central le convenga que suba el dólar, en tanto y en cuanto le mejora la relación entre sus activos, que son en dólares, y sus pasivos, que son en pesos. También es cierto que así logra liberar las divisas que necesita el Gobierno para financiarse”, dijo.

Por Ignacio Olivera Doll y Dolores Ayerra.

Temas en esta nota