Siguen planchadas las exportaciones argentinas de lácteos por la política de autorregulación empresaria

A pesar de que los precios internacionales vienen recuperándose de manera notable, las principales usinas limitan los envíos realizados al exterior para evitar interferencias oficiales.

Por
30deDiciembrede2009a las11:09

Las ventas externas de productos lácteos argentinos siguen planchadas a partir de la política de autorregulación de exportaciones implementada por las principales usinas locales con el propósito de evitar nuevas intervenciones oficiales.

Si bien por esta época la industria láctea argentina cuenta con un potencial de exportación del orden de las 25.000 toneladas mensuales de leche en polvo –tal como ocurrió durante el último tramo de 2006–, entre septiembre y noviembre de 2009 las ventas externas de ese producto alcanzaron un promedio mensual de 13.863 toneladas, según datos de los registros del Senasa.

Los precios en el mercado internacional de lácteos comenzaron a recuperarse de manera notable en los últimos meses. Pero los administradores de las principales usinas exportadoras –luego del descalabro intervencionista registrado en 2007 y 2008– prefieren asegurar un determinado volumen mínimo (una suerte de “cupo privado de exportación”) que aventurarse a incrementar los envíos y llamar la atención del secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno.

Los principales compradores de leche en polvo argentina son mercados latinoamericanos y africanos. Entre los meses de enero y noviembre de 2009 las mayores ventas externas de leches se concentraron en Brasil (con 38.229 toneladas); Argelia (37.371); Venezuela (25.880); Senegal (10.116); República Dominicana (8112); Nigeria (5630); y Niger (4522 toneladas).

En los primeros once meses de 2009 las exportaciones argentinas de productos lácteos (leches, quesos y derivados lácteos) alcanzaron un volumen de 285.907 toneladas versus 267.430 toneladas en el mismo período de 2008.

Temas en esta nota