Estimaciones de siembra

Una serie de medidas implementadas por el Gobierno actual cambiaron el escenario para la siembra del cereal correspondiente a la campaña 2016/17 en nuestro país. Quita de retenciones, liberación del comercio exterior y una actualización del tipo de cambio se destacan como los principales cambios que motivan un crecimiento en la superficie.

Fuente

Fecha

Área Sembrada

Rinde Estimado

Producción

USDA

17/05/16

-

-

14,5 M de Tn.

Bolsa de Cereales de Buenos Aires

19/01/17

4,3 M de Ha.

33,9 qq/ha

15 M de Tn.

Ministerio de Agroindustria

19/01/17

5,34 M de Ha.

-

16,5 M de Tn.


Entre las primeras estimaciones, desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires proyectan que la superficie a implantar con este importante cereal de invierno en nuestro país podría alcanzar los 4,5 millones de hectáreas, estableciendo un incremento del 25% contra la campaña 2015/16, y ubicándose como un máximo desde la campaña 2011/12.

Incluso algunas estimaciones indican que el crecimiento en la superficie podría ser algo mayor, con proyecciones privadas que llegan hasta los 5 millones de hectáreas.

De igual manera, de cumplirse los pronósticos actuales, la superficie total quedaría lejos de los máximos históricos. A modo de ejemplo, durante la campaña 2001/02 se sembraron 7 millones de hectáreas, cayendo luego cerca de los 3 millones producto de la intervención oficial en los mercados internos.

El retraso en las labores de recolección de la campaña gruesa 2015/16 producto de las persistentes lluvias podría llegar a impactar en los planteos de cara a la siembra del cereal, siendo un factor limitante para la expansión del área esperada. Así es que no se descartan modificaciones en las estimaciones de la superficie a implantar una vez iniciada la ventada ideal de siembra.

Factores positivos

Entre los factores que alientan una mayor intención para el trigo en la campaña 2016/17, se destaca una mejora en el margen proyectado que se presenta con números mucho más alentadores. Si bien hubo una mejora en los precios, la caída en los costos directos se presenta como gran responsable del mejor resultado esperado.

La expectativa indica que los mejores resultados derivarían en una mayor intención para reinvertir y mejorar el paquete tecnológico actual, que los últimos años se vio afectado con el fin de minimizar los costos ante una rentabilidad mínima y en algunos casos nula. Así es que se espera un alto predominio de cultivares de alta calidad industrial.

"El trigo, en asociación con otros cultivos de segunda siembra, muestra adecuados indicadores económicos y ambientales que justifican su inclusión en rotaciones agrícolas para mejorar la sustentabilidad de la empresa rural", se desprende de un informe del INTA EEA Marcos Juárez, realizado en el marco de una jornada de actualización en la ciudad cordobesa.

Calidad del trigo

En las últimas cuatro campañas se observa una caída en la proteína del cereal, como consecuencia de la baja tecnología utilizada en el momento de la siembra.

Además esto se relaciona con cuestiones agronómicas, en el ciclo anterior las lluvias ocasionaron un incremento del trigo panza blanca y además con el paquete tecnológico utilizado.

De cara a la nueva campaña se espera una mejora en la tecnología utilizada, debido a que con las nuevas perspectivas de mercado no se realizaría solo con el fin de rastrojo como se sembró con anterioridad.

Una oportunidad comercial

En la campaña 2016/17 también se espera una buena participación del lado de la demanda de uno de los principales socios comerciales de nuestro país, Brasil. El vecino país estaría dispuesto a importar 4 millones de toneladas de harina y granos. “Siembren con confianza”, fue la frase de Leonardo Sarquis, ministro de Agroindustria bonaerense.

En relación a esto último, la tendencia general indica que se va a sembrar menos trigo sobre varias regiones. En el caso de Brasil se espera una disminución de la superficie a implantar del 14% en el estado de Paraná, mientras que en Rio Grande do Sul la merma sería de entre un 15 y 30%. En Paraguay la implantación ya comenzó en estados puntuales y la superficie total caería un 10%.

Uruguay no es una excepción, con una merma en el área que se calcula en torno al 25%. En el caso de Brasil y Paraguay, la merma en la superficie se ve sustentada en una mayor conveniencia para sembrar maíz de segunda, junto con elevados riesgos climáticos. Mientras que en Uruguay, habría un traslado hacía la cebada o la soja de segunda

Planteado el escenario regional, la campaña 2016/17 se presenta como una buena oportunidad a nivel comercial.

En Estados Unidos las estimaciones del USDA arrojan que habría una merma en la superficie a implantar, con una pérdida de algo más de 2 millones de hectáreas contra la anterior campaña. El último reporte trimestral del organismo estadounidense informó un área de 20,1 millones de hectáreas para la actual campaña 2016/17, cuya condición actual se presenta como muy buena.

Autor: Nicolás Degano y Paula Broglia.

Fechas de siembra

La producción de trigo a nivel mundial se encuentra repartida entre distintos países, entre los que se destaca China y la Unión Europea con el 17% y 21% respectivamente. Al estar atomizada la oferta y además teniendo en cuenta que se pueden realizar dos siembras del cereal, se observa que la disponibilidad del producto es estable durante el año comercial. La cosecha de los países del hemisferio norte dan comienzo en abril-mayo para culminar en junio y julio, mientras que en el hemisferio sur en esas fechas se está comenzando a sembrar.

Hay que destacar que la importancia en el mercado internacional se centra en los países que tienen excedentes productivos y que estos los vuelcan en el circuito comercial. Entre los principales oferentes se encuentran Estados Unidos, Australia, Canadá, Rusia, Ucrania y Argentina.

En Norteamérica el trigo de invierno es el de mayor importancia ya que concentra el 75% de la superficie total sembrada del cereal. El territorio abarca las Grandes Planicies en el centro del país, que incluyen los estados de Kansas, Oklahoma, Nebraska, Texas y Colorado. El área es seca y calurosa en verano y por eso es ideal para el trigo de invierno que se planta luego del otoño del hemisferio norte (entre agosto y noviembre).

El trigo primavera en EE.UU. representa el 25% del territorio sembrado con el cereal. El mismo se localiza en el noroeste del país, en donde se destacan como los principales estados productores a Dakota del Norte, Dakota del Sur, Montana y Minnesota.

La siembra de trigo en Canadá se lleva adelante en el centro sur del país, en los estados de Alberta, Saskatchewan y Manitoba, los estados linderos a la región productora del trigo primavera de Estados Unidos. En  Canadá, en la  la última campaña, entre los tres estados produjeron 29 millones de toneladas.

La siembra de trigo en Australia se realiza en la costa sureste de las regiones de South Australia, Victoria y New South Wales, donde se produce el 51% del cereal. En el sudoeste del país, la región Western Australia se produce el 43% de los 25 millones de toneladas anuales.

La siembra del trigo en Argentina se realiza en la región pampeana, siendo las principales regiones productoras el sur de la provincia de Buenos Aires que produjo en la última campaña el 41% del total, la provincia de Santa Fe con el 18% de participación y Córdoba con el 22%.