Estimaciones de siembra

Los distintos organismos a nivel nacional proveen distintas áreas a sembrar de maíz.

La diferencia se encuentra en que el Ministerio de Agricultura toma en cuenta el maíz que luego va a ser destinado a autoconsumo forrajero.

Por otro lado la Bolsa de Cereales de Buenos Aires considera el maíz con destino comercial, es por ello que es la más seguida por el mercado.

La diferencia con la Bolsa de Rosario es que ésta, a su vez, contempla el maíz que luego se pica (por eso es que la brecha suele ser de 900 mil ha aproximadamente).

Fuente

Fecha

Área Sembrada

Rinde Estimado

Producción

Bolsa de Cereales de Buenos Aires

24/08/18

5,8M de Ha.

-

-

USDA

28/03/18

35,6 M de Ha

-

36 M de Tn.

Bolsa de Comercio de Rosario

06/07/18

6,43 M de Ha.

59,8 qq/ha

32,04 M de Tn.

Ministerio de Agroindustria

24/08/18

9,35 M de Ha.

-

-

La expectativa para la nueva campaña es una recuperación de la superficie que según la proyección de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires se alcanzarían las 4,2 millones de hectáreas. Este número refleja un incremento interanual del 25 % y se ubicaría como la más alta de la serie que incluye las últimas 16 campañas.

Este cambio de la tendencia es un claro reflejo de la liberación del mercado. La quita de retenciones y la eliminación de los Roes han generado un mercado más transparente y así un incentivo a la siembra del cereal. Luego de varias campañas donde preponderó la soja en las rotaciones, el cereal permite comenzar a balancear la ecuación, y es una herramienta fundamental para los esquemas de manejo de malezas tolerantes/resistentes, permitiendo recuperar parte de la fertilidad física de los suelos.

Tomando en cuenta el área estimada por la Bolsa, el rinde promedio evidenciado en las últimas 5 campañas (73,9 qq ha) y la pérdida media que ronda el 6% del área nacional, se alcanzaría una producción de 33,2 millones de toneladas. Esta proyección se encuentra en sintonía con lo que proyecta el USDA para nuestro país para la próxima campaña que son 34 millones de toneladas.

Análisis de Mercado - fyo


Maíz 16/17: campaña bisagra

De acuerdo a datos relevados por la Bolsa de Comercio de Rosario, la próxima campaña de maíz se espera marque un antes y un después. Tanto a nivel nacional como en la zona núcleo se estima un aumento del área sembrada y del uso de tecnología.

“Estamos frente a una campaña que puede ser bisagra, hay varios indicadores que están cambiando y cultivos como el maíz están dando un vuelco muy fuerte”, manifestó Cristina Russo, jefe de GEA, en entrevista exclusiva con Agrofy News, y agregó: “El año pasado nos preguntábamos cuánto iba a bajar el precio del maíz porque todos los indicadores apuntaban a la soja y hoy el cereal se lleva todas las miradas”.

1 millón más de hectáreas

Por medio de estudios pormenorizados realizados por la Guía Estratégica para el Agro de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), se llegó a la conclusión de que a la fecha, se podría registrar un aumento de hasta 1 millón de hectáreas de maíz sobre el territorio nacional. En palabras de Russo: “El año pasado se sembraron 4,2 millones de hectáreas y pensamos que en este ciclo podríamos llegar a las 5,2 millones de hectáreas”.

Pero advirtió: “Somos muy optimistas pero al mismo tiempo nos gusta mantener la cautela porque se dice que la producción de semillas podría poner un freno y no superar las 5 millones de hectáreas a nivel nacional”.

200 mil hectáreas más

La misma suerte correría para la zona núcleo, donde se espera que el área alcance las 800 mil hectáreas, y así lo afirmó la Ing. Agr. Sofía Corina, también referente de GEA: “Ya se están viendo muy buenas perspectivas para el maíz, especialmente para el de primera”, sostuvo en exclusiva, y agregó: “En la zona núcleo, se espera un aumento del 30% de la superficie sembrada con respecto al año pasado, esto significa que el área de maíz podría alcanzar las 800 mil hectáreas, 200 mil hectáreas más que el ciclo anterior”.

Quien hace maíz lo hace bien

Pero la superficie sembrada no sería el único guarismo que aumentaría. Siempre suele decirse que “quien hace maíz lo hace bien” y esto implica la correcta elección de semillas y el uso adecuado de insumos agrícolas como los fertilizantes.

En este sentido, los referentes de la BCR coincidieron en que estamos frente a una campaña de maíz que no sólo aumentará el área sembrada, sino también el uso de tecnología: “Se buscan híbridos con varios eventos tecnológicos para hacerle frente a las plagas y una buena fertilización. La Niña impone su respeto con los recuerdos amargos que ha dejado por sus efectos en las siembras tradicionales del maíz en plena floración (diciembre-enero)”, explicó Russo.

Y Corina añadió: “Se está apuntando a rindes elevados y esto, junto con el escenario más atractivo que configuró el paquete de medidas que sancionó el nuevo gobierno, está generando un aumento y anticipo en la compra de semillas híbridas, dejando entrever que ya se está apostando a una alta tecnología para la campaña”.

¿Cómo podría impactar La Niña?

Consultados por los pronósticos de clima seco para la campaña, tanto Russo como Corina mostraron su preocupación frente a una campaña que podría estar signada por el fenómeno climático La Niña. Éstas fueron las palabras de la Ing. Corina: “La Niña generalmente actúa en los meses de verano y el período crítico de maíz de primera se concentra en ese momento, esto podría causar una caída en los rindes del maíz, sobre todo si tenemos en cuenta el hecho de que este cereal suele ser más susceptible que, por ejemplo, la soja”.

Y Russo estuvo de acuerdo: “Somos conscientes de que se está hablando de una Niña que nos amenaza y tenemos muy malas experiencias con las altas temperaturas de diciembre y enero. Como si esto fuera poco, hay regiones donde las napas están muy elevadas y hacen creer que posiblemente no tengamos los lotes en condiciones para poder sembrarlos de forma temprana”.

Tanto el clima como el costo de la semilla y el estado actual de napas, podrían poner en evidencia sus consecuencias negativas sobre el área sembrada o los futuros rendimientos del cultivo.

En pocas palabras, y parafraseando a Russo, estamos encarando una campaña plagada de contradicciones pero con aspectos que los productores saben manejar. “Por este motivo, todos esperamos ese gran salto del maíz en Argentina”.

Autor: María Jimena Alesso

Producción audiovisual: Diego Mañas

Fechas de siembra

La producción de maíz a nivel mundial se encuentra repartida entre distintos países, entre los que se destacan Estados Unidos y China con el 36% y 21,5% respectivamente. Al estar atomizada la oferta se observa que la disponibilidad del producto es estable durante el año comercial. La cosecha de los países del hemisferio norte comienzan en abril-mayo para culminar en septiembre y octubre, mientras que en el hemisferio sur en esas fechas se está comenzando a sembrar.

Hay que destacar que la importancia en el mercado internacional se centra en los países que tienen excedentes productivos y que estos los vuelcan en el circuito comercial. Entre los principales oferentes se encuentran Estados Unidos, Argentina, Brasil y Ucrania.

Es el mayor productor de maíz a nivel mundial, y encontramos que se concentra en el llamado "cinturón maicero", que abarca la región del Medio-oeste. De este modo los mayores estados productores se destacan Iowa, Illinois, Indiana, Nebraska y Minnesota.

La región se caracteriza por estar nivelada, poseer suelos fértiles y con abundante materia orgánica. Además representa el área de mayor intensidad agrícola en el cual son la mayoría pequeños productores y con grandes organizaciones que hacen lobby para obtener mayores beneficios.

Representa el 8% de la producción mundial y posee la particularidad de tener dos períodos de siembra. Históricamente el primer cultivo presentó la mayor proporción de producción, pero desde la campaña 2010/11 la tendencia se invirtió. En los últimos años la participación del segundo cultivo se fue incrementando, actualmente representa el 70% de la cosecha total del cereal.

La siembra del maíz en Argentina se realiza en la región pampeana, siendo las principales regiones productoras el centro de la provincia de Córdoba que produjo en la última campaña el 31% del total, la provincia de Buenos Aires con el 27% de participación y Santa Fe con el 9%.