Clima

Un niño de baja intensidad y altas chances de una campaña con características similares a la 2018/19. Las condiciones previstas para la siembra y cosecha del maíz temprano y tardío.

Por Rodrigo Bonazzola

El paso de las últimas campañas demostró que el clima puede pasar de héroe a villano en poco tiempo. Para la campaña 2019/2020, las condiciones climáticas serán un factor fundamental para una buena cosecha, ya que se espera un mayor número de hectáreas destinadas a maíz. Las variaciones del tiempo son consecuencia del cambio climático, efecto que se incrementó en los últimos años.

La variabilidad del clima obliga a los productores a seguir de cerca las herramientas de las que disponen para generar una buena estrategia de siembra. José Luis Aiello, doctor en meteorología y director de CCA, argumentó: “Vamos a a estar con un evento niño de baja intensidad que genera lluvias igual o por encima de lo normal. Hay que hacer un diseño de siembra de acuerdo a las características de cada lugar”.

Aiello advirtió que es complejo hacer un pronóstico a largo plazo porque el sistema climático está muy inestable, ya que se ven precipitaciones muy intensas en corto tiempo, inundaciones, pulsos de calor, pulsos de frío, vientos importantes, entre otros.

La inestabilidad del clima se debe al efecto antropológico que potenció el cambio climático y aumentó la variabilidad atmosférica. Aiello comentó que la atmósfera tuvo un período de precipitaciones poco por encima de lo normal y hubo un evento muy importante en el norte argentino, que a partir de junio produjo un cambio de circulación. De esta manera se pasó de un período de lluvias a un período seco y muy frío.

Este cambio se debe a que hay una distribución dinámica que hace que los flujos sean del sur, vientos con bajas temperaturas; fenómeno típico de los inviernos. Además señaló que va a haber una normalización de los flujos, generando un aporte de humedad desde el norte, condición necesaria para que los sistemas frontales generen lluvias.

A la hora de analizar el clima que atravesará la campaña 2019/2020 de maíz, es fundamental revisar el pronóstico climático. Esta herramienta realiza un análisis físico más amplio. En este sentido, Aiello destacó que la situación en el pacífico tiene anomalías de temperaturas levemente por encima de lo normal, hay un evento niño de baja intensidad.

Una campaña parecida a la 2018/19

Este fenómeno es una situación adecuada para la provisión de lluvias. “Vamos a tener condiciones interesantes para la siembra y desarrollo del maíz”, argumentó. El niño de baja intensidad se atraviesa desde el año pasado por lo que se vería una situación similar a la campaña pasada.

Desde el Servicio Meteorológico Nacional señalaron que la mayor parte del país podría presentar un invierno benévolo en cuanto a temperaturas, aunque no se descartan irrupciones esporádicas de aire frío que pueda provocar algunos días con temperaturas muy bajas.

“Hay un 80% de probabilidad de tener un año con características similares al año anterior, pero hay que tener presente que puede haber inestabilidades que no son pronosticables”, argumentó el doctor en meteorología. Existe un 20% de probabilidad de que no se repitan las misma condiciones debido a fenómenos regionales que son de escalas temporales cortas.

Los fenómenos regionales se arman en poco tiempo y pueden ser de distinta escala. Estos fenómenos surgen por varias causas, una de ellas es la intensidad de los flujos de humedad que a partir de septiembre empiezan a incrementarse desde el norte, por la nubosidad de Brasil. Otro factor importante es la situación en la que se encuentre el Atlántico Sur, más o menos caliente de lo normal, y la humedad presente. Los ingresos de frentes fríos también juegan un rol fundamental y se pueden dar en distintas escalas y esto hace variar las condiciones de precipitaciones.

Para el maíz, Aiello recomendó tener un seguimiento correcto de la evolución del clima y de los mapas de reserva de humedad para entender cómo son los almacenaje que dan una información mayor que la que otorgan las lluvias. “El que siembra tiene que tomar medidas de cómo es la humedad en el lote que siembra”, apuntó.

Por su parte, el subsecretario de Agricultura, Luis María Urriza, señaló que el maíz de primera tiene alta probabilidad de verse menos afectado en floración por el déficit hídrico de noviembre, diciembre y enero.

La probabilidad de excesos es mayor hacia la cosecha. "Es una tendencia a largo plazo que está bien tener en cuenta. Esta estimación abarca a prácticamente toda la Pampa Húmeda, con excepción del sudeste de Buenos Aires, en donde hay un mejor escenario para el trigo”, sostuvo.

Condiciones de humedad

Aiello destacó que, a excepción del oeste de Córdoba, en el resto de la región núcleo las humedades son normales para la época. “El espacio seco que hay en Córdoba se debe a último periodo seco. La humedad está normal en toda la región núcleo”, señaló.

El Servicio Meteorológico Nacional detalló que se espera mayor chance de lluvias superiores a las normales sobre el norte y noreste del país y litoral Atlántico en la época de siembra. Las precipitaciones estarían dentro del rango normal y se prevé con mayor chance en la región de Cuyo, zona central del país y resto de Patagonia. Sobre la región del NOA y norte de Cuyo no se suministra pronóstico por Estación Seca.

El informe comentó que no se descarta la ocurrencia de eventos de precipitación localmente más intensa que lo normal sobre el noreste y centro-este del país durante el transcurso del próximo trimestre.

En cuanto a temperatura, se espera mayor chance de ocurrencia de temperaturas superiores a las normales sobre gran parte del país, abarcando todo el oeste y sur argentino, región del Litoral, provincias de Buenos Aires y La Pampa. Las temperaturas inferiores a las normales se esperan con mayor probabilidad hacia el norte del país. Sobre el resto del centro del país se prevé mayor probabilidad de temperaturas dentro del rango normal.

Desde la Oficina de Riesgo Agropecuario señalaron que para las siembras tempranas predominan las áreas sin cambios significativos en los niveles de riesgo de déficit hídrico en el área de estudio. Sólo aparecen algunas áreas menores con disminución en el riesgo en el norte de Santa Fe y Corrientes para el escenario moderado.

En el caso de las siembras tardías, el escenario moderado aparece en zonas con aumento del riesgo dispersas en toda el área de estudio.

Por su parte, los escenarios y fechas de siembra arrojan resultados similares en el área de estudio para las siembras tempranas, con predominio de zonas sin cambio significativo en los niveles de riesgo de excesos hídricos. Se destaca un aumento en el riesgo en el sudeste de Corrientes debido al aumento previsto en las precipitaciones de los riesgo de excesos hídricos meses de septiembre y octubre.

Para las fechas de siembra tardía se muestra un aumento del riesgo de excesos en el oeste de Formosa y en áreas de Santiago del Estero, para ambas fechas y con ambos escenarios (moderado y extremo). Esto se asocia al aumento previsto en las precipitaciones de diciembre en Santiago del Estero y en enero en el oeste de Formosa.

Herramientas para el productor

Desde la Oficina de Riesgo Agropecuario señalaron que hay productos satelitales de evaluación de contenido de humedad en el suelo que permiten contrastar el modelo de balance hídrico, ya que la humedad disponible en el suelo es directamente proporcional al rendimiento que tendrá el maíz.

Ver reservas de agua

A largo plazo hay información de cómo se modificarían los niveles de riesgo de déficit y excesos hídricos para todos los cultivos extensivos.

Ver pronóstico climático

Ver necesidades hídricas por región.

Ver acumulado de lluvias.