Mercado de futuros y opciones del maíz

Márgenes y cobertura 2019/20

Estrategias para gestionar el riesgo. Destruyendo mitos.

Por Rodrigo Bonazzola y Nicolás Degano

El maíz encara la campaña con un panorama auspicioso. La relación de precios soja/maíz es muy favorable para el maíz y lleva a que este vuelva a ocupar un lugar preponderante en los planes de siembra. Para rindes medios, en todas las zonas, los márgenes brutos del maíz están por encima de los de soja de primera, destacan los analistas de Márgenes Agropecuarios.

Ante un panorama tan favorable para el maíz, es oportuno analizar los costos, entre los que los más relevantes son agroquímicos, laboreos, fertilizantes y gasoil.


Cuadro1

Fuente: Márgenes Agropecuarios
Nota: Precios y costos en US$, sin IVA, salvo gasoil (que incluye IVA).
Desde 2012 a 2015 en US$ oficiales.
Datos a junio de cada año.


Cuadro2

Fuente: Márgenes Agropecuarios
Gasoil (litros por tn de maíz), Laboreos (hectáreas por tn de maíz), Fletes agrícolas (tn transportadas a 300 km, por tn de maíz), Fosfato diamónico y urea (tn de fertilizante por tn de maíz), Glifosato (litros por tn de maíz).
Datos a junio de cada año.

La relación insumo/producto gráfica el poder adquisitivo del grano, independientemente de factores distorsivos tales como la existencia de control de cambios y brecha cambiaria en 2014 y 2015.

Los precios de insumos y los del maíz no necesariamente han corrido por caminos paralelos. La foto de 2019 muestra que el poder adquisitivo del maíz es relativamente bueno en términos de gasoil, laboreos agrícolas y fletes agrícolas. Se mantiene relativamente estable en el rubro fertilizantes y está en torno a la media en relación al glifosato.

En el período bajo análisis, el mejor momento para el maíz fue en junio/16, cuando el precio estaba en el orden de 204 US$/tn, en tanto que el momento más crítico fue en junio/15, cuando el precio de 105 US$/tn estaba doblemente recortado por retenciones y por restricciones comerciales.

En cuanto a la evolución de costos, para un planteo representativo de zona núcleo, los costos se encuentran en el orden de los 63,5 quintales por hectárea o 953 US$/ha. Ante los muy buenos rindes logrados en 2018/19, los costos parecen incluso más bajos.

Para los próximos meses, si se sigue afirmando el precio internacional, el maíz volverá a ocupar un lugar central en los planes de siembra, tanto en campos propios como arrendados.

Cobertura

Los productores muchas veces enfocan toda la energía en potenciar el rinde y descuidan la gestión del precio en un mercado que muestra amenazas, pero también oportunidades.

Los riesgos a los que está expuesto un productor son innumerables, pero podrían agruparse en tres categorías:

Todos ellos en mayor o menor medida, pueden cubrirse y/o despejarse en los mercados.




VER MÁS


Los mitos del mercado de futuros

Andrés Ponte, presidente de MATba-ROFEX, enumeró durante Maizar 2019 los mitos "por los cuales se cree que el productor argentino no utiliza el mercado de futuros".

En Argentina hay una vasta diversidad de agentes profesionales y altamente especializados capaces de brindar asesoramiento a los productores a la hora desarrollar sus estrategias de cobertura, para luego ejecutarlas.  "Lamentablemente, esta posibilidad no llega a ser percibida en toda su magnitud por el común de los productores de la Argentina", destacó Ponte.

Está instalada la creencia que operar en el mercado de futuros es costoso. Sin embargo, este preconcepto queda completamente refutado cuando se observan los costos que deben abonar un comitente, apenas 0,05% del total del contrato. "Analizar esto vs los riesgos que se asumen al no tomar cobertura, resuelve cualquier duda", so n las palabras del titular de MATba-ROFEX.

Este concepto está fuertemente arraigado y es el que más positivamente se ha visto modificado: "Existe una amplia variedad de activos que pueden ser utilizados como garantía, como letras, acciones y títulos públicos, sin tener que recurrir a la inmovilización de dinero, permitiendo percibir una renta al mismo tiempo".

Es en este ítem, donde el mercado se enfoca y lo define como una de sus prioridades estratégicas a corto y mediano plazo. "La integración de MATba-ROFEX conforma en sí el mayor avance", destaca Ponte. En 2018 el volumen total alcanzó un récord y, en el caso del maíz, la operatoria continuó creciendo.

La liquidez en derivados agrícolas se ubica en buenos niveles, pero podría ser mucho mejor. En el gráfico se observa claramente que el volumen operado ha ido incrementando a buen ritmo a lo largo de los últimos años, pero aún está muy por debajo del volumen físico de granos producido, representando aproximadamente un tercio de este último.

Los forwards cumplen la tarea de complementar el rol de los futuros; es decir, no tiene por qué haber una dicotomía sobre cuál es mejor, sino que lo ideal sería aprovechar las ventajas que posee cada uno y su utilidad en las diversas situaciones. Ponte destaca: "Son operatorias complementarias, para cada momento hay una receta adecuada".

Estrategia de cobertura

Mariana Pellegrini, responsable de Capacitación de la Fundación MATba, destaca los instrumentos que ofrece el mercado de futuros y las claves para aprovechar el potencial de estas herramientas.




Pellegrini explica que al momento de comercializar la producción, el productor puede concretar la venta mediante un forward (contrato de compraventa a un precio determinado con compromiso de entrega física de la mercadería), o elegir una estrategia de futuros y opciones en el MATba-ROFEX que no compromete la entrega física de la cosecha.

Forward y futuros

Un forward es un contrato en el cual el vendedor acuerda con el comprador la entrega de un determinado producto a un determinado precio, calidad y lugar, en una fecha futura determinada. Los términos en el forward se convienen a medida; generalmente no se exigen garantías, tienen flexibilidad y los precios son privados.

En este sentido, el forward tiene el riesgo de incumplimiento al comprometer la entrega física y la rigidez de transferencia, ya que es difícil de transferir y poco líquido.

Un futuro, en cambio, es un contrato mediante el cual se adquiere el compromiso de entregar o recibir mercadería de una determinada cantidad y calidad, en un lugar, mes futuro y precio determinados dentro de un mercado institucionalizado, donde la calidad y tamaño del contrato están estandarizados. Lo único que se negocia es el precio.

Los futuros están garantizados por la cámara compensadora del mercado y los precios son públicos. Además, estos contratos pueden o no implicar la entrega de la mercadería.

Qué es una opción

Una opción es un contrato a través del cual el comprador, mediante el pago de una prima, obtiene el derecho de comprar o vender determinado activo subyacente a un precio pactado en o hasta una fecha determinada.

Diferencia entre opción y futuro: la diferencia básica radica en que en los contratos de futuros se tiene la obligación de ejecutar el contrato y en las opciones el comprador tiene el derecho (y no la obligación) de ejecutarlo.

Las opciones se pueden clasificar según el derecho que otorgan:

A modo de ejemplo, comprar un put es una estrategia defensiva ante la posibilidad de mercados bajistas que puede ser utilizada por los productores para establecer precios mínimos de venta y, al mismo tiempo, mantener la posibilidad de obtener ganancias si se produjera un avance en las cotizaciones.

Estrategia combinada

No necesariamente hay que optar por uno u otro. El mercado permite elaborar una estrategia que combine los instrumentos mencionados anteriormente y genere una cobertura integral del riesgo precio asociado a la producción agrícola.

Decisiones en plena siembra

"Cuando el productor está sembrando tiene determinados precios y cuando llegamos al momento de la cosecha estos precios son otros. Lo más riesgoso es que cuando llegamos a la cosecha ese precio haya bajado y que la misma sea tan pronunciada que no llega a cubrir los costos", apunta Pellegrini sobre la importancia de elaborar una estrategia de cobertura.

"Mirar el precio disponible no sirve para nada cuando sembramos. Debemos seguir la posición a futuro", destaca la especialista.

Ver también: Proyecciones para la campaña 2019/20 de maíz (link a la otra nota del especial máiz)

Siendo productor, el objetivo es poder tener un precio de venta acorde a los costos e ingresos proyectados en la campaña que comenzamos a transitar.

Cada cultivo tiene sus meses de preferencia. Para el maíz los precios de referencia son abril (que es cuando comienza a cosecharse el maíz temprano) y julio (cuando ingresa el maíz tardío).

Un productor podría arrancar desde lo más simple, que es la venta a futuro: "Aquí el beneficio principal es si el mercado baja, ya que suba o baje el precio va a ser el que pactamos", explica la especialista.

En cambio, si la expectativa es que el mercado suba, entra el concepto de las opciones como el instrumento más adecuado, ya que el put da el derecho pero no la obligación a vender. Esto quiere decir que el productor se asegura un precio mínimo (pagando una prima), y queda abierto a una potencial suba.

"Si el mercado llega a bajar por debajo del precio de la opción estoy cubierto, y si llega a subir no hago uso de esa opción y capturo las mejoras que ofrece el mercado", explica Pellegrini.

Lección de campaña 2018/19

La responsable de capacitación de la Fundación MATba comparte una lección del ciclo 2018/19, que arrancó con precios a cosecha de US$ 180 la tonelada y finalizó en US$ 130.

Con numerosas fluctuaciones durante la campaña, el ciclo 2018/19 fue un ejemplo de cómo en el escenario de precios observado hubiese actuado el "piso" mediante una estrategia.


Volumen negociado

El Mercado a Término de Buenos Aires (MATba) y ROFEX, mercados con más de 100 años de historia, se fusionaron para potenciar la operatoria de futuros, generando una sinergia en donde cada una de las partes aporta su experiencia multiplicando las posibilidades de cobertura y gestión del riesgo asociado al negocio agrícola.

En 2018, el volumen operado en futuros y opciones agrícolas en MATba-ROFEX alcanzó un récord de 47,4 millones de toneladas operadas, un 55% superior al año anterior.

Del total negociado en futuros y opciones, el segundo lugar fue ocupado por los contratos de maíz, que alcanzaron los 9,3 millones de toneladas y representaron un 20% de la operatoria.

Una tendencia que continuó creciendo en 2019, ya que durante el primer semestre se negociaron en total 6,8 millones de toneladas de maíz, lo que representa un incremento del 62% contra mismo periodo de 2018, cuando se habían negociado 4,9 millones de toneladas.

Ese crecimiento “resulta clave para la libre formación de precios y la transferencia de riesgos como un medio para el desarrollo y el crecimiento del país”, destacan desde MATba–Rofex.

Ver también: Ya se negocian 300 mil toneladas diarias de futuros y opciones

Impacto del maíz tardío en el mercado

La introducción del maíz tardío en los planteos agrícolas también generó cambios en la comercialización de la mercadería argentina que hay que tener en cuenta.

El economista Juan Pablo Gianatiempo, de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, mostró cómo se alteró la curva de futuros en el mercado a término.

Esto quiere decir que gana mayor peso la posición Julio, con la entrada de la cosecha de maíz tardío: "El precio mínimo de la campaña pasa a estar en julio, cuando antes estaba en abril, que era la fecha de cosecha de maíz temprano", explica Gianatiempo.

El otro impacto tiene que ver con los "cuellos de botella" en los puertos por la llegada de mercadería. El maíz tardío generó un ingreso fuera de las fechas de mayor tránsito con soja.

Del lado de la demanda, los picos de comercialización externa cambiaron: "Entre 2002 y 2009 el pico máximo se encontraba entre abril y mayo. Actualmente se respecta el pico para el maíz temprano pero el máximo se alcanza entre julio y agosto, con el ingreso del maíz tardío".

La consecuencia es que dejamos de salir al mercado externo en una ventana en donde no competiamos con otros oferentes como Brasil y los Estados Unidos.

Todo esto generó que el precio FOB de la Argentina en Abril es superior al de la posición Julio, por la mayor competencia que enfrenta el cultivo.