Cambio de tendencia para la soja

La nueva campaña de soja, iniciada semanas atrás, plantea un cambio de tendencia en la superficie a implantar con una estimación por parte de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires de 19,6 millones de hectáreas. Superficie de la cual se estima una caída de 500 mil hectáreas en comparación con el anterior ciclo.

Fuente

Fecha

Área Sembrada

Rinde Estimado

Producción

Bolsa de Cereales de Buenos Aires

02/02/18

18 M de Ha.

-

51 M de Tn,

USDA

8/02/18

-

-

54 M de Tn.

Bolsa de Comercio de Rosario

05/02/18

18,5 M de Ha.

-

-

Ministerio de Agroindustria

26/01/17

16,75 M de Ha.

-

-


Las modificaciones implementadas por el actual Gobierno, en el marco regulatorio de nuestro país, generaron una panorama alentador para los cereales. Tanto el trigo como así también el maíz registran aumentos en la superficie a implantar, a lo que se suma una importante expansión del girasol en sectores del norte del país.

Según comentaron desde la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, esta redistribución del área agrícola es una las principales variables que explican la actual caída interanual prevista para el ciclo 2016/17 en diferentes regiones de Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos y en menor medida en sectores de la provincia de Buenos Aires.

De igual manera, en palabras del Ing. Agr. Esteban J. Copati, jefe de Estimaciones y Proyecciones Agrícolas de la Bolsa de Cereales: "En términos generales hay una expansión del área agrícola nacional", con el cultivo de soja jugando un rol muy importante en la recuperación de lotes previamente abandonados en zonas menos competitivas.

Si las condiciones climáticas lo permiten, durante los próximos meses muchos de estos cuadros serán reincorporados al circuito agrícola de la mano de la soja, principalmente en las provincias del norte de nuestra región agrícola (NOA y NEA), y en menor medida en ambientes marginales de La Pampa, San Luis y Buenos Aires.




Factores limitantes

"A la soja le juega en contra que todavía tiene retenciones elevadas", comentó Copati en dialogo con Agrofy News. Esto provoca que en zonas alejadas de la región central, como en el extremo norte del país, o en regiones con restricciones ambientales como ser San Luis y La Pampa, la oleaginosa tiende a liberar superficie a otros cultivos.

En tanto, desde la Bolsa recomendaron seguir de cerca el impacto que pueda llegar a generar el anuncio de reintegro equivalente a un 5 % del precio FOB a partir del 2017 para productores de las provincias comprendidas dentro del Plan Belgrano (regiones NOA y NEA), en donde la ventana óptima de siembra de soja se ubica a finales año.

Otro factor a tener en cuenta viene de la mano de la disponibilidad de semillas, luego de las persistentes lluvias que afectaron a la recolección de la campaña 2015/16. "Es cierto que hubo un impacto en la calidad del producto que hemos recolectado, pero hay muchas regiones que han tenido una cosecha aceptable", minimizando el impacto.

La siembra actualmente se encontraba algo retrasada por las persistentes lluvias sobre regiones productoras, pero ante una mejora en las condiciones los productores lograron ponerse al día.


Inversión en tecnología

Copati destacó también que es un escenario totalmente distinto al que veníamos relevando durante las últimas campañas: "Después de muchísimos años, la pre campaña comercial para todos los cultivos está marcada por un gran optimismo". Este cambio de tendencia en las expectativas tiene un impacto fuerte en la inversión en tecnología.

Este cambio de tendencia en el uso de tecnología ya se pudo observar en el trigo, en donde los productores invirtieron en fertilización y protección de cultivos, algo que durante los últimos años no se venía registrando. Así es que para la soja se espera una mayor inversión buscando maximizar los potenciales de rendimiento y la calidad de la mercadería.

Autor: Nicolás Degano

Producción audiovisual: Diego Mañas

Fechas de siembra

Estados Unidos, Brasil y Argentina, en ese orden se ubican los tres principales actores a nivel mundial de la oleaginosa. La concentración del mercado genera que exista estacionalidad en la entrada de la producción al mercado. De este modo cobra una importancia adicional el momento de siembra y cosecha.

En Estados Unidos la posición noviembre del mercado de Chicago es la que representa las cotizaciones de la nueva cosecha en todas las campañas, ya que la siembra ocurre durante los meses de abril y junio, siendo el periodo de finalización de las labores de recolección a mediados de noviembre.

En tanto, en el hemisferio sur los meses de siembra transcurren entre octubre y diciembre, aunque la plantación de la soja de primera comienza en el mes de septiembre en los mayores estados productores de Brasil como Mato Grosso, Paraná y el centro del país. En Argentina los primeros labores inician a mediados de octubre mientras que la soja de segunda se puede extender hasta enero en el caso de la región sur del país donde se implanta la oleaginosa en el momento de la cosecha del trigo, así mismo la presión de la recolección se siente sobre la posición de mayo que es la representativa de la campaña.

Nuestro país se ubica como tercer productor a nivel global de la oleaginosa. En base a cifras del USDA, aportaría durante el ciclo 2016/17 un 17% a la producción mundial de poroto. En cuanto a la distribución de la producción, se observa una concentración de la producción en la zona núcleo. De hecho, en base a cifras de un informe de la Bolsa de Comercio de Rosario, un 57% de la producción de soja se ubica a 300 km del Gran Rosario.

Las cifras del USDA para la campaña 2016/17 ubican a Brasil como tercer productor a nivel mundial con 102 millones de toneladas, representado un 30% de la producción global. Cabe destacar que Mato Grosso es el principal estado productor con algo más que el 28% del volumen nacional. De este modo se concentran los guarismos en la región centro este, la cual no posee salida directa al mar. La sigue en importancia la región sur del país en donde se produce el 34,3% del volumen nacional, en donde se destacan Paraná  y Rio Grande do Sul.

Con un récord de 118,7 millones de toneladas para el ciclo 2016/17, Estados Unidos se ubica como el principal productor de la oleaginosa a nivel global con un 35% de participación. En el país del norte la producción se concentra en los estados de Iowa e Illinois que en forma conjunta representan el 27% del volumen nacional. A su vez se destacan Minnesota, Nebraska, Norh Dakota e Indiana de donde provienen el 35% del volumen total.