Trigo: un cultivo exigente

Este cereal de invierno es uno de los más exigentes a nivel nutricional. “Una buena fertilización colaborará en proveerle de los elementos esenciales: nitrógeno, fósforo, azufre y, en algunos casos particulares, zinc”, sostuvo el Ing. Agr. Gustavo Ferraris.

De cara a una nueva campaña de trigo, productores y asesores comienzan a mirar más de cerca las especificaciones de este cereal de invierno. Claramente, la nutrición es uno de los componentes más importantes si se quiere lograr un cultivo de calidad.

Por este motivo, dialogamos con el Ing. Agr. Gustavo Ferraris, de INTA Pergamino, quien nos brindó un panorama del trigo y sus exigencias nutricionales.

Nitrógeno: un aliado en la calidad del trigo

“En los cultivos de invierno como el caso del trigo , tenemos el doble desafío de generar un alto número de componentes de rendimiento que básicamente suceden a partir de las aplicaciones tempranas o en macollaje, pero también dejar una cantidad importante de nitrógeno en la planta para transmitir al grano”, manifestó Ferraris en entrevista exclusiva con Agrofy News, y agregó: “Es precisamente el nitrógeno el que determina el nivel de gluten y proteína, los dos componentes más importantes a la hora de determinar la calidad del grano”.

De acuerdo a los dichos del especialista, es extremadamente relevante realizar un análisis pormenorizado del ambiente y el suelo, para poder determinar el momento oportuno de aplicación y las dosis adecuadas de fertilizantes que nutran al cultivo.

En este sentido, Ferraris enfatizó en dos salvedades. “Por un lado, en ambientes de buena recarga hídrica y altos niveles de rendimiento, las necesidades son mayores, pero también es mayor el riesgo de producir una dilución de nitrógeno en planta que después nos termina impactando en la calidad”, explicó.

“Por el otro, aplicaciones excesivamente tempranas son muy eficientes para construir rendimiento pero muchas veces dejan los sistemas con bajo contenido de nitrógeno hacia el final y eso trae aparejados problemas de calidad ”, añadió.

En pocas palabras, el Ingeniero enfatizó: “En sistemas de altos rendimientos que tienden a la dilución de nitrógeno por rendimiento es importante programar una fertilización teniendo en cuenta ambos factores”.

Argentina: el país que menos nutrientes repone

Según declaraciones del Ingeniero de INTA Pergamino, nuestro país es uno de los que mayor cantidad de nutrientes extrae y el que menos repone. Al ser consultado por los motivos que llevan a que esto suceda, Ferraris fue categórico: “Hay una combinación de baja rentabilidad y prevalencia del cultivo de soja”.

En este sentido, el especialista hizo fundamental hincapié en el monocultivo de la oleaginosa y las consecuencias que conlleva. En palabras del Ingeniero: “La soja es el cultivo que más nutrientes extrae y, al mismo tiempo, el que menos se fertiliza”, sostuvo, al momento que agregaba: “Esto ha generado que el criterio dominante de fertilización sea lo que llamamos ‘suficiencia’. A saber: fertilizar con el espíritu de aplicar la mínima dosis, maximizando el retorno económico, sistema predominante en los últimos largos años”.

Consecuencias

“La estrategia de suficiencia y de permanente agotamiento de los suelos trae aparejado la caída de los rendimientos”, explicó Ferraris en diálogo exclusivo con Agrofy News, y añadió: “Fertilizar poco y con suelos de muy bajo nivel de nutrientes ocasiona que disminuya la eficiencia de recuperación de nutrientes por parte de los cultivos”.

Recomendaciones para los productores

A modo de recomendaciones para los productores de cara a una nueva y renovada campaña de trigo, el especialista de INTA Pergamino manifestó: “Siempre sugerimos que planifique, que desarrolle estrategias basadas en mediciones concretas”.

Y especificó: “Analizar el contenido de agua en el suelo es fundamental, puesto que con inviernos secos pero perfiles cargados los cultivos igualmente pueden desarrollarse sin inconvenientes. Asimismo, realizar un análisis de suelos y a partir de todo esto, tomar decisiones basadas en la necesidad e importancia del doble cultivo, repartiendo los fertilizantes con el objetivo de equilibrar rendimiento y calidad”.

“Esto nos va a asegurar tener una buena productividad de la secuencia que es lo que, en definitiva, buscamos al final de la campaña”, concluyó.

Autor: María Jimena Alesso
Producción audiovisual: Diego Mañas