El impacto de las cenizas en el Sur es peor de lo esperado

En Bariloche la ocupación es apenas del 18%. Lo aseguran funcionarios y cámaras de comercio de las ciudades turísticas. Las ventas minoristas cayeron 90% en Villa La Angostura y hay malestar en Tierra del Fuego por falta de vuelos regulares.

Por
21deJuliode2011a las09:35

Javier Stordiau tiene una inmobiliaria en San Martín de los Andes. Es presidente de la Cámara de Comercio y cuando explica cuál es la situación allí, lo hace con voz de sentencia: “Por la ceniza, el Caribe y Miami nos mataron”. Y si en San Martín los hoteles están apenas ocupados en un 30 por ciento de su capacidad, sólo hay que bajar un poco más al sur para que la afirmación de Stordiau se vuelva desesperante. En Bariloche, el intendente Marcelo Cascón admitió que sólo el 18 por ciento de las plazas están ocupadas. Menos, mucho menos del 30 por ciento que se esperaba para una época del año en que la ciudad debería lucir abarrotada de turistas.

Los primeros días de vacaciones de invierno muestran un panorama mucho más desolador del que se esperaba. Informes de las cámaras de comercio y las mismas autoridades locales aseguran que las secuelas de la lluvia de cenizas del volcán Puyehue podrían ser peor. En un comunicado, la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) señaló que en Villa La Angostura, la ciudad mas castigada, las ventas minoristas cayeron hasta 90 por ciento durante la primera quincena de julio.

En promedio, la caída de las ventas en toda la Patagonia ronda el 49,3 por ciento. Es que además de las cenizas, la nieve llegó tarde y recién esta semana las pistas de esquí comenzaron a estar en condiciones. Y aunque los aeropuertos de Chapelco, Neuquén y Bariloche se encuentran operables, todas las compañías aéreas suspendieron los vuelos al Sur. La esperanza es que este fin de semana puedan aterrizar algunos vuelos charter provenientes de Brasil, pero depende del clima y de si hay cenizas o no flotando en el aire, ya que el Puyehue continúa activo.

Frente al panorama de incertidumbre que no cesa, voceros de la gobernación neuquina reconocieron a Clarín que las vacaciones de invierno “son un desastre”. Para evitar un efecto contagio, la gobernadora de Tierra del Fuego, Fabiana Ríos, viajará el lunes próximo a Buenos Aires para reclamar la sanción de una ley que le otorgue a su provincia el estatus de “aerodependiente”, es decir que se garantice por ley una frecuencia mínima de vuelos. El titular del Instituto Fueguino de Turismo, Pablo Pfurr, le dijo a Clarín que aunque Ushuaia está operando al 100 por ciento de su capacidad, hoy el principal problema son los cambios en el cronograma de vuelos. “La falta de previsibilidad no sólo perjudica al turismo sino también a los residentes”, se quejó el funcionario.

Ocurre que los efectos del volcán, en mayor o menor medida, rebotan en todo el sur. La ciudad de Neuquén, por ejemplo, se quedó sin los turistas que, de paso hacia el sur, suelen parar una o dos noches en sus hoteles. Y sólo en Puerto Madryn y en El Calafate, donde las cenizas no llegaron pero sí sus consecuencias, las ventas cayeron 30 por ciento.

Por Mariana García.

Temas en esta nota