Aumenta la cantidad de productos importados varados en la Aduana

Las barreras que frenaban a los autos ahora se extendieron a los electrodomésticos y los juguetes.

26deJuliode2011a las07:50

En una versión actualizada de la clásica canción del dúo Vivencia, hace mucho frío y los juguetes se preguntan "qué hacemos" en el puerto. Cuando faltan menos de tres semanas para el Día del Niño, los depósitos fiscales ubicados en el puerto de la ciudad de Buenos Aires están abarrotados de contenedores con mercadería que no puede ser nacionalizada debido a las trabas que impuso el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

El cerrojo a las importaciones se inició hace unos meses con los autos, después se extendió a los electrodomésticos y ahora les llegó el turno a los juguetes, en especial en el caso de marcas importadas como Barbie, Hot Wheels o Disney. Los empresarios e importadores ven con resignación que les resulta cada vez más difícil completar todos los trámites para hacer ingresar la mercadería importada, aun en aquellos rubros que no están alcanzados por el régimen de licencias no automáticas que multiplicó Moreno en marzo pasado.

"En alimentos, no tenemos problemas con la importación, pero, en cambio, en electrodomésticos y juguetes los trámites de nacionalización vienen más lentos. En el caso específico de la partida de juguetes para el Día del Niño, tuvimos que ir a ver a Moreno para que nos destrabara los contenedores que teníamos parados en la Aduana y sólo logramos el ingreso del 60%. Con el otro 40%, si no sale en los próximos días nos vamos a tener que contentar con dejarlos para la Navidad, con el riesgo que significa, porque nadie puede asegurar que el juguete que hoy está de moda siga gustando en diciembre", reconocieron en una cadena de supermercados.

Termómetro
El mejor termómetro de la situación que hoy se vive en la Aduana lo tienen los depósitos fiscales, que son la opción más económica que tienen las empresas importadoras para alojar la mercadería que traen desde el exterior a la espera de completar todos los trámites de nacionalización.

"Los problemas y las demoras para importar que habían comenzado con las terminales automotrices ahora se generalizaron a la mayoría de los rubros y, en algunos casos, como el de los juguetes, la preocupación es muy grande porque se acerca el Día del Niño y los productos tienen que ser distribuidos desde Buenos Aires a todo el país", reconoció Miguel Pascucci, presidente de la firma de depósitos fiscales Lo Primo y titular de la Cámara de Depósitos Fiscales Privados (Cadefip).

Las cadenas de venta de electrodomésticos reconocen que el panorama también es preocupante, con más de 120 contenedores parados en la Aduana. Personas del sector precisan que hoy los mayores problemas los enfrentan para importar heladeras y otros productos de línea blanca, como cocinas y lavarropas. "No estamos teniendo un problema generalizado de abastecimiento, aunque es verdad que no contamos con toda la oferta que quisiéramos, especialmente en el caso de las heladeras de alta gama, que se traen, por lo general, de Brasil", admitieron en una cadena líder en la venta de electrodomésticos.

Trato diferenciado
Las empresas fabricantes, por su parte, admiten que a la hora de traer productos importados en la Aduana ya se sienten las diferencias entre las firmas que exportan parte de su producción y aquellas que sólo importan y, por lo tanto, no están en condiciones de exhibir un balance equilibrado entre compras y ventas al exterior, tal como ordenó Moreno.

"Compensar todo lo que se importa con exportaciones es casi imposible, porque no todos los importadores están en condiciones de ser exportadores. En realidad, lo que se está cumpliendo es el objetivo oficial de bajar el ritmo de las importaciones. Hoy, en la Aduana, ya se siente un menor ritmo de ingresos", sostuvo Gustavo López, presidente del Centro Despachant

Temas en esta nota