Hay que exportar más carne para poder abastecer mejor al mercado interno

El analista Arturo Navarro dijo que nunca fue solución abastecer el mercado interno con carne barata y exportar sólo los saldos.

12deAgostode2011a las07:29

"¿Cuál es la solución para la crisis que enfrenta el sector ganadero? Exportar más para abastecer mejor al mercado interno", afirmó Arturo Navarro, ex presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) y analista en mercado ganadero. "La base principal de una propuesta de producción de carnes sustentable es definir el marco institucional mínimo para darle previsibilidad a quienes tienen que invertir a largo plazo", definió. "Así se podrá aumentar la producción y la exportación de proteínas animal para abastecer la demanda mundial", dijo.

El desafió es demostrar con dicha propuesta que cuanta mayor cantidad exportemos mejor vamos a abastecer los mercados internos en materia de calidad y precio.

Navarro opinó que "la actual crisis ganadera todavía no han logrado que los dirigentes de la cadena cárnica puedan consensuar una propuesta para terminar con las políticas que se están implementando hace 60 años y que nos han alejado de todos los mercados mundiales". "Abastecer el mercado interno con carne barata y exportar solamente los saldos nunca fue la solución", afirmó.

Nuestros dirigentes siguen hablando de propuestas de producción de carnes vacunas, sin analizar que los grandes exportadores son también productores y exportadores de carnes de ave y de cerdo. Esta acción -granos más carnes- es una de las bases para promover un desarrollo moderno integrando del complejo agroindustrial con sectores económicos.

Marco institucional
Ante esta dispersión de ideas me parece oportuno enumerar el marco institucional mínimo que necesitamos:

1. Prohibir, por ley, que los gobiernos puedan intervenir en el negocio empresario. Esto fue lo que hizo Uruguay para concretar la actual política de carne, que le permite crecer sostenidamente aumentando las exportaciones a los países de mayor poder adquisitivo los cortes de mayor valor, y simultáneamente atender el consumo interno con igual consumo.

2. Un único estándar sanitario para todas las plantas de faena. Transparentar el mercado de las carnes es un objetivo prioritario para que exista una sana competencia y, de esa forma, atraer las nuevas inversiones que necesita toda la cadena.

3. Un sistema de comercialización por cortes para aprovechar al 100% la media res. De esa forma, se atiende en forma competitiva las diferentes demandas por zona y por poder adquisitivo, optimizando los costos de los fletes.

4. Un sistema mínimo de trazabilidad que responda a los estándares internacionales, y profundizar la campaña sanitaria para ser declarado "país libre de aftosa sin vacunación".

5. Atender la agricultura familiar, para arraigarlos a su tierra sin castigar al emprendedor.

6. Un sistema universal para atender la seguridad alimentaria de los habitantes por debajo de la línea de pobreza. Asegurarse que todos puedan acceder a su cuota de proteínas. Pero esto no implica que haya que subsidiar la carne para los 40 millones de argentinos.

Conclusiones
Una política de carnes moderna necesita estar incluida en un plan nacional de crecimiento y desarrollo, con una visión estratégica para el arraigo. Para el desarrollo de la ganadería no precisamos un plan patrocinado por el Estado. Se necesita que el productor reciba los precios de mercado y que le permitan trabajar en libertad y con dignidad, dijo Chiesa. "La meta no debería ser volver a consumir 72 kg de carne por persona. Un consumo de 50 kg de carne vacuna y 38 kg de ave como consumo actual, y llegando a 30 kg de cerdo, es una dieta más que razonable de proteína animal. De esa forma podemos concretar la meta principal para el país de exportar el 50% de la producción de carne bovina, en pocos años en forma sostenible, y desarrollar un mer

Temas en esta nota