La fruticultura del Alto Valle sufre una fuerte crisis de rentabilidad

Quejas por los mayores costos y menores ingresos; el Gobierno anunció una ayuda.

Por
20deAgostode2011a las08:10

Pérdidas por 200 millones de dólares, que se suman a las registradas el ciclo pasado, provocan seria preocupación en el sector de la producción de peras y manzanas, un sector fundamental para la economía regional del Alto Valle de Río Negro y Neuquén .

Si bien los precios internacionales fueron superiores a los de 2009, los incrementos de costos y los menores ingresos no compensaron dicha mejora de cotizaciones, lo que provoca una importante pérdida de competitividad y, fundamentalmente, de rentabilidad regional.

Además, la temporada 2010 tuvo un saldo netamente negativo por una menor producción a raíz de las inclemencias climáticas. Esta situación provocó protestas de los productores que incluso interrumpieron el tránsito en rutas de la región.

Ante esta situación, el Gobierno nacional informó esta semana que unos 2700 productores afectados por esta crisis serán auxiliados con distintos planes oficiales por 77 millones de pesos a fin de compensar la pérdida de rentabilidad del sector.

Durante 2010 y lo que va de 2011 el sector ha venido planteando al gobierno nacional la necesidad de un paquete de medidas que permita recuperar la competitividad, caso contrario "se verán fuertemente afectados muchos de los 60.000 puestos de trabajo, la continuidad de productores y empresas y un sector que genera divisas por 750 millones de dólares y 800 millones de pesos en impuestos y que está ubicado entre los primeros diez exportadores de estas frutas en el mundo", advirtió Daniel Satragni, gerente general de la Cámara Argentina de Fruticultores Integrado (CAFI).

Para encontrar una solución, el sector reclama agilizar y potenciar el Observatorio Frutícola para peras y manzanas, para contribuir a la toma de decisiones políticas; generar e implementar medidas que modifiquen las condiciones generales en que se desenvuelve el negocio de manera de poder mejorar la rentabilidad y la competitividad, y asistencia con aportes y financiamiento a todo el complejo regional frutícola de manera de compensar las pérdidas.

"El Observatorio Frutícola interministerial fue un avance y aboga por un reclamo conjunto de políticas para mejorar la competitividad", concluyó Satragni..

Temas en esta nota