Se agravan efectos por volcán chileno

Los productores patagónicos aseguran que las pérdidas por las cenizas y la sequía van a superar el 40% de las majadas.

Por
12deSeptiembrede2011a las08:35

 «Las ovejas se están muriendo como moscas. No podemos hacer nada». Con estas palabras, los productores ovinos de la región sur rionegrina describen el difícil panorama que vive el sector productor a partir de la sequía y la ceniza en la zona.

A casi seis años de una intensa sequía y tres meses de la erupción del volcán Puyehue, los efectos comienzan a evidenciarse en las majadas.

Ante la contingencia climática y el estado corporal de los animales, muchos productores decidieron adelantar la esquila para tratar de minimizar la mortandad de ovejas que estimaban se iba a producir. Sin embargo, nunca imaginaron que el efecto iba a ser tan devastador.

La sequía que ha generado una merma importante en el forraje, sumada a la ceniza volcánica y a los fuertes vientos que se registran en la zona desde hace unos días, están causando una gran mortandad de animales. Es el inicio de un desastre de proporciones, aunque todavía nadie puede ponerle números.

«Se nos están muriendo los animales sin que podamos hacer algo para impedirlo. Las ovejas tienen casi tres kilos de ceniza en el lomo y además están muy débiles. La que se cae, se muere.

«Es inevitable. Con suerte las pérdidas van a superar el 40% de las majadas», señaló el productor Néstor Contín a un matutino de Río Negro.

Como otros productores, decidió adelantar un mes la esquila para tratar de salvar la mayor cantidad de ovejas.

Sin embargo, los esfuerzos son en vano: «De 3.800 animales, ya se nos han muerto 1.500. Las que están quedando las tenemos encerradas en el corral dándoles comida para ver si las salvamos», agregó.

«Además han producido una lana de muy mala calidad, de la que se puede aprovechar muy poca porque está llena de ceniza, y a pesar de que ha llovido muy poco, la ceniza se endurece y queda como una piedra. Hoy, la mejor lana del animal es la de la barriga. Es decir, la parte de menor calidad del vellón», sostuvo.

El crítico panorama afecta a gran parte de la región sur, pero los efectos más devastadores por estos días se ven desde el centro hacia el oeste, en los departamentos 25 de Mayo y Pilcaniyeu, que son las zonas más afectadas por la lluvia de ceniza.

Los fuertes vientos que azotan la zona levantan millones de partículas de ceniza que quedan suspendidas en el aire, dificultan la visibilidad y generan muchas complicaciones.

Esta situación hace que los animales se rodeen y no coman. Además, las ovejas madres están a punto de parir y como no se han alimentado bien durante la mayor parte de la gestación, actualmente están muy débiles.

Los vientos hacen que tampoco se pueda salir al campo a juntar los animales.

Durante agosto, ante el crítico panorama, muchos productores han vendido y trasladado gran parte de sus majadas a otras zonas.  

Temas en esta nota